Para el Gobierno, Georgieva se queda en el FMI al menos hasta firmar el acuerdo

Economía

Según la información, aseguran calificada, que maneja el Gobierno de Alberto Fernández, la situación de Kristalina Georgieva dentro del Fondo Monetario Internacional (FMI) sería difícil pero no terminal. Y se asegura que cualquier investigación interna que surja contra la directora gerente del organismo, no afectará directa ni indirectamente a las negociaciones que se mantienen con la Argentina para lograr la aprobación de un Facilidades Extendidas que regularice la deuda por unos u$s44.800 millones tomados en los tiempos de Mauricio Macri.

La información obtenida en Buenos Aires, llegada desde Washington, es que no peligra su permanencia en el cargo. Y que si avanzaran las investigaciones sobre las eventuales alteraciones de los datos macroeconómicos chinos en sus tiempos de directora del Banco Mundial; éstas demandarían un largo tiempo de fiscalizaciones sobre los actos de Georgieva en ese cargo, con lo que habría que esperar mínimo al segundo trimestre de 2022 para que desde el FMI se llegue a alguna conclusión.

Y luego, recién luego evaluar la permanencia de la funcionaria al frente del Fondo Monetario. Dicho de otra manera, y teniendo en cuenta la barrera infranqueable de marzo de 2022 como tiempo límite para firmar un acuerdo entre Argentina y el organismo (el 30 de ese mes habría que pagar unos hoy imposibles u$s 4.050 millones en capital); el cierre de las negociaciones será siempre con Georgieva al frente del FMI.

Se interpreta en el Gobierno como una tranquilidad para la Argentina. Y como un argumento más para el sostenimiento de Martín Guzmán como ministro de Economía y principal responsable de las discusiones para cerrar un Facilidades Extendidas.

Se afirma que Guzmán mantiene un vinculo absolutamente aceitado con la búlgara y el resto del cuerpo técnico del FMI, y cambiar esta relación en medio del río no es una buena idea y estrategia. Y que, en todo caso, una vez cerrado el acuerdo y avalado por el board del organismo y aprobado por ley en el Congreso, se piense en otra etapa de la política económica argentina. La definición dependerá de la relación entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Mientras tanto Guzmán sigue adelante con su tarea ante el FMI. Desde Economía se está cerrando la concreción del encuentro que mantendrá el ministro con Georgieva en la capital norteamericana, en algún momento de la Asamblea de Otoño conjunta del Fondo Monetario y el Banco Mundial, que se realizará como todos los años este mes. Esta vez la fecha programada será entre el 11 y el 17, y tendrá formato híbrido: mitad presencial, mitad virtual. En el caso argentino, habrá protagonistas directos y se eligió desde Buenos Aires estar en vivo y en directo; dado el momento clave de las negociaciones y la necesidad de conversar cara a cara sobre lo que se viene.

Negociación

El principal tema es confirmar y dar por cerrada la discusión por la reducción de la tasa de interés del acuerdo que firmaría Argentina, y que pasaría del 4 al 1% anual, lo que le permitiría al país ahorrar no menos de u$s 6.000 millones en los 10 años de vigencia del acuerdo.

Guzmán viene reclamando la reducción desde febrero de este año. El ministro busca que se le aplique al país el tratamiento que el organismo tiene reservado para sus mejores clientes y que sostienen sus acuerdos financieros en situación de normalidad; y que, a los ojos del Fondo, muestran al mundo planes financieros, monetarios y macroeconómicos sustentables.

Argentina en su rol de moroso recurrente está excluida del beneficio, y la intención de Guzmán es lograr la masa crítica para que se apruebe aplicar al futuro acuerdo que negocia el país las tasa para los estados que tienen las cuentas en orden.

Además de las buenas artes de Guzmán, será también tarea de la diplomacia política del gobierno conseguir el voto norteamericano y el de la Unión Europea para el momento que el tema llegue al board. Como ayer adelantó este diario, un paso importante se daría entre el 1 y 2 de noviembre en Glasgow, Escocia, durante la Cumbre del Clima, y donde Alberto Fernández tendría su encuentro personal con Joe Biden. El norteamericano tiene la llave del acuerdo. Con el 18% de los votos en el board, y ante la necesidad de conseguir el 85% de avales, sin Estados Unidos del lado argentino no habría posibilidad de reducir las tasas de interés del Facilidades Extendidas.

Dejá tu comentario