Gobierno "incómodo" con dato de inflación de enero: sería 3,2%

Economía

Si bien se desacelerará contra diciembre, estaría por encima del registro del mismo mes de 2019, cuando no había ni dólar ni tarifas planchados.

El Gobierno de Alberto Fernández se encuentra “incómodo” con el dato de inflación que se dará a conocer este jueves, ya que se ubicaría por encima de los registros alcanzados en enero del año pasado, cuando marcó un 2,9%, pero en un contexto donde ni el dólar ni las tarifas se encontraban planchados. De acuerdo con las estimaciones privadas, o del propio Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), publicado el 4 de este mes, la inflación de enero 2020 rondaría el 3,2%.

El resultado para el Gobierno tiene dos caras. Por un lado, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicaría por debajo del 4,1% alcanzado en diciembre, pero al mismo tiempo seguiría en niveles sumamente elevados. Es más, con una inflación del 3,2%, el índice ya acumularía un semestre entero con cifras por encima del 3%, niveles que en países más ordenados sólo se alcanzan en las mediciones anuales. El comienzo de esta saga se dio en agosto del año pasado, cuando el tipo de cambio registró una depreciación cercana al 25%, luego de que se dieran a conocer los resultados de las PASO, que mostraron a Alberto Fernández como amplio ganador, y encendieron las alarmas de un potencial retorno del kirchnerismo, reavivando algunos fantasmas del pasado. Controles cambiarios, default fueron algunas de las cuestiones que comenzaron a preocupar a los inversores, y hoy en día se encuentran en el centro de la discusión.

Ahora bien, desde el Gobierno saben que una desaceleración de la inflación es una buena noticia, a pesar de los elevados niveles. Pero todo esto respondió principalmente a la estabilidad cambiaria y al congelamiento de las tarifas de los servicios públicos, que fueron las principales anclas para contener la suba de precios. Si bien no existe un indicador para medir la “inflación contenida”, esto indica que, apenas estas variables comiencen a desplazarse hacia arriba (nominalmente), el IPC debería tender a acelerarse. De todos modos, hoy en día, el cepo cambiario frena artificialmente la demanda del dólar oficial, no así en los mercados alternativos, que terminan ampliando la brecha. Por su parte, se espera que a partir de marzo el oficialismo comience a convalidar ciertos aumentos de los precios de las tarifas, aunque estarían prácticamente en línea con la inflación (o la evolución de los salarios).

En enero se podrá observar el impacto de las subas de carnes y cereales al capítulo de Alimentos y bebidas no alcohólicas, de gran incidencia en el IPC. Esto arrastraría las subas a las Canastas Básicas Alimentaria y Total, que definen las líneas de indigencia y pobreza, respectivamente, dado que los sectores de menor poder adquisitivo gastan una mayor proporción de sus ingresos sobre este tipo de bienes. El rubro de Recreación y cultura también aumentaría por encimad el nivel general, como respuesta al mayor turismo y a las vacaciones, un fenómeno habitual para esta época del año. En cambio, Salud daría cierto respiro gracias a la baja en el precio de los alimentos.

El Gobierno ha anunciado el compromiso de reducir la inflación para este año. Las expectativas señalan una cifra apenas por encima del 40%, que implicaría una desaceleración frente al 55,3% de 2019, aunque seguiría ubicando a la Argentina en el Top 10 de economías de mayor inflación en el mundo. Para lograrlo, será fundamental evitar una fuerte ampliación de la brecha cambiaria y lograr hacerlo sin pisar el dólar y tarifas, ya que esto implicaría volver a comprar nuevas problemáticas para el futuro. El Banco Central se encuentra actualmente en medio de una política de baja de tasas, que por el momento debería estar en pausa. Para que todo esto se cumpla, una renegociación exitosa de la deuda soberana será fundamental, dado que traería buenas señales para fomentar el buen desarrollo de un plan macroeconómico consistente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario