Hizo otro pedido de fondos Lousteau

Economía

El gobierno volvió a acudir a recursos de organismos descentralizados para cubrir necesidades de financiamiento. Ayer se confirmó en el Boletín Oficial acerca de la renovación de $ 400 millones con el Fondo Fiduciario de Reestructuración de Empresas, a una tasa de 8,35% anual en pesos.

En lo que va del año, la Tesorería ya sumó $ 2.300 millones a través de este tipo de emisiones de Letras de corto plazo, con lo que consiguió apoderarse de recursos excedentes en distintas reparticiones, como la AFIP, ANSeS y Lotería Nacional. Las colocaciones de un año como máximo tienen una tasa de entre 8,35% y 8,40% anual.

Por otra parte, ayer se hizo oficial la convocatoria a la licitación del primer bono en pesos ajustable por BADLAR, a cinco años de plazo. La colocación del BONAR $ 2013 será mañana y el monto máximo que buscará el Tesoro llega a $ 1.000 millones, mientras que se estipule un mínimo de $ 750 millones.

Se trata de la primera operación de estas características que se hace en la administración de Cristina de Kirchner. Se estima que la tasa no bajaría de BADLAR más 400 puntos básicos, es decir un nivel cercano a 12,50% anual en pesos. Claro que al tratarse de un título relativamente largo (paga la totalidad del capital en 2013), no se descarta que el mercado reclame un nivel mayor.

Con esta emisión, el gobierno abandona la posibilidad de volver a emitir un bono en pesos con ajuste de acuerdo con el CER, ya que los inversores directamente le escapan a la manipulación del INDEC. Por eso se optó por la indexación a través de la cláusula BADLAR, tasa de plazo fijo que los bancos pagan a inversores mayoristas. Se trata de un instrumento similar al que utiliza el Banco Central en las licitaciones semanales de sus propios títulos, aunque aplica plazos más cortos.

Dejá tu comentario