"Hoy es imposible volver a tarifas globalizadas"

Economía

Santander (enviado especial) - «Hoy es imposible volver en la Argentina a tarifas globalizadas; tiene que haber, sin dudas, algún ajuste (el CER, algo menos, lo que se renegocie en definitiva). Pero no podemos volver a cargarnos el país con una suba generalizada.» Recientemente nombrado consejero delegado de Repsol YPF (el equivalente a un CEO), Ramón Blanco es un asiduo visitante de la Argentina, y de Santa Cruz en particular. De ahí su conocimiento previo con Kirchner, lo que de algún modo le dio cierto handicap sobre sus pares españoles. Blanco dijo a este diario -después de hablar en el seminario organizado por el Santander Central Hispanoque hay otras cosas que le preocupan más que las rispideces verbales del Presidente: «Por caso, tener que subsidiar a otras empresas con el gas industrial congelado en su precio, las retenciones a la exportación, la tardanza en renegociar la deuda y la necesidad de reformar el sistema tributario». A continuación, el diálogo mantenido con el «número uno» ejecutivo de la petrolera:

Periodista:
Es inevitable empezar preguntándole qué le dejó la reunión con el presidente Néstor Kirchner...

Ramón Blanco: El Presidente se mostró con nosotros -en esa famosa reunión de Madrid-tal como es: áspero, frontal. Quienes lo conocemos desde hace años no nos sorprendimos, aunque entiendo que algunos colegas se hayan espantado por lo que dijo. Pero tengo fe en que la relación irá decantando bien.


P.:
¿Por qué la reunión con George W. Bush fue tan diferente de la que tuvo con ustedes?

R.B.: Creo que la negociación más importante que encara la Argentina hoy es con el Fondo. Será por eso... Pero, cuidado: el encuentro con Aznar fue excelente, y con nosotros se mostró tal cual es, repito.


P.:
¿Qué perspectivas ve en esa negociación con el FMI?

R.B.: Según sé, va bien encaminada. No es fácil, es cierto, y además el gobierno está en medio de un proceso electoral, pero se marcha al acuerdo. Después, la Argentina debe de inmediato renegociar su deuda, porque la baja de la tasa en el mundo la favorece, y habrá que proponer menos intereses y menos quita de capital. Además, debe encararse una importante reforma al sistema tributario para hacerlo moderno, una profunda reforma administrativa (incluyendo a las provincias), y creo que Kirchner es un hombre que va en esa dirección.


P.:
Aunque no lo toca directamente, ¿qué le parece la intención del gobierno de tomarse 18 meses para renegociar los contratos de las privatizadas?

R.B.: Creo que es un lapso demasiado prolongado, porque si se le suma a lo que ya transcurrió sin discusiones es el doble. Pero lo importante es el marco en que se lleven a cabo esas conversaciones, a futuro. No podemos cargarnos de nuevo el país con una suba generalizada. Y hay que pensar que el crecimiento se agota si no se hacen los deberes, y además la infraestructura podría colapsar.


•Modelo

P.: ¿Está claro para usted hacia dónde va el gobierno?

R.B.: Hoy no hay un modelo de lo que va a haber en el país, y hay que tenerlo en un plazo adecuado a las condiciones económicas. Por ejemplo: es absurdo congelar el precio del gas para la industria y que esa misma industria esté teniendo ganancias extra sólo por este factor. Es el caso de Techint, a la que seguimos vendiéndole gas barato y ella nos cobra los caños en dólares, porque no tiene competencia...Y encima está muy favorecida por el tema de los aranceles. Esta es una de las razones por las que el índice mayorista sube 110% y el minorista sólo 40% en 2002: el sector industrial está ajustando sus precios pero en el minorista hay un gran componente de servicios, que no tienen ningún ajuste desde el fin de la convertibilidad.


P.:
¿O sea que hay que esperar un tarifazo?

R.B.: No; estamos de acuerdo con las tarifas sociales, porque ya hay -por caso-combustible subsidiado para el transporte público, y ahora se bajó el precio de las garrafas. Es un hecho que hoy no es posible volver a tarifas globalizadas. Tiene que haber, sin dudas, algún ajuste (el CER, algo menos, lo que se renegocie en definitiva).


P.:
Pero las empresas de servicios dicen que si no hay ajuste, esos servicios pueden colapsar, como usted mismo
acaba de afirmar...

R.B.: Claro: como la demanda sube, en julio y agosto estamos teniendo dificultades en gas para satisfacerla. Esto significa que mucha gente está usando más electricidad y gas porque están baratos, y los usan para fines que de otro modo no lo harían.


P.:
Finalmente, ustedes tienen parado el edificio central de Repsol YPF en Puerto Madero. ¿No sería una señal positiva que lo pusieran en marcha?

R.B.: A ver... Repsol YPF sin dudas seguirá invirtiendo en la Argentina, pero nuestra prioridad hoy es reducir la deuda, por lo que todas nuestras inversiones están en función de eso. Además, para hacer el nuevo edificio deberíamos poder vender el actual, y no parece que sea sencillo. Sin dudas, levantaremos el nuevo edificio, pero hoy no parece el momento adecuado desde el punto de vista inmobiliario.

Dejá tu comentario