Kirchner ratificó alianza con Chávez y dijo que es un "error absoluto" la idea de contenerlo

Economía

El presidente Néstor Kirchner ratificó la decisión del gobierno argentino de avanzar en el proceso de "integración" con Venezuela y criticó a quienes postulan que debe cumplir un rol de "contención" de su par caribeño, Hugo Chávez, ante la mala relación que tiene con los Estados Unidos.

"Mucho se ha dicho en los últimos tiempos que había países que debían contener a otros países, como el caso de (el presidente de Brasil, Luiz Inacio) Lula Da Silva y mi caso, nosotros teníamos que contener al presidente Chávez. Error absoluto", aseguró este mediodía Kirchner, luego de dejar inaugurado el primer pozo de exploración y producción que en forma conjunta encaran ENARSA y PDVSA, en la faja petrolífera del Orinoco.

Ante un auditorio compuesto por algo más de medio centenar de empresarios argentinos y funcionarios del gobierno venezolano, Kirchner aseveró que "nosotros construimos con el hermano y compañero presidente Chávez un espacio en América del Sur para la concreción de la dignidad de nuestros pueblos".

Kirchner y Chávez, junto con sus respectivas comitivas llegaron al pozo petrolífero ubicado en el Estado de Anzoátegui, distante a 600 kilómetros de Caracas, en plena sabana venezolana, alrededor de las 10,40 (hora local - 11,30 en Argentina) a bordo de 4 helicópteros del Ejército del país caribeño.

En lugar, ambos mandatarios dejaron formalmente inaugurado el primer proceso de exploración y producción conjunta de ENARSA y PDVSA, sobre un total de nueve que ambas empresas estatales encararán en la región, considerada como una de las reservas de hidrocarburos más importantes del mundo.

Kirchner resaltó la importancia que tiene para Argentina la puesta en marcha del emprendimiento entre ambas empresas, al asegurar que para el país la asociación "es como el Ave Fénix en política petrolera, es como volver a renacer luego de haber destruido toda nuestra estructura" en la década del '90.

Durante el acto, que se desarrolló dentro de una carpa con aire acondicionado especialmente montada en el predio, por la alta temperatura reinante en la zona que pasado el mediodía llegó a superar los 30 grados, se firmaron 18 convenios de cooperación, entre los que se destacaron la concreción del Banco del Sur y el financiamiento que Sancor recibirá de parte del Banco Nacional de Desarrollo de Venezuela (BNDES).

"Estamos dando pasos históricos para la base de la construcción de una política que nos va a ayudar a crear un espacio para la autonomía y la responsabilidad en América Latina", dijo Kirchner en el primer tramo de su discurso.

"No puede ser que moleste a nadie que nuestros pueblos se integren.
Tenemos que terminar con las teorías paternalistas desde el punto de vista institucional y político", remarcó luego el jefe del Estado.

Kirchner aseguró luego que Argentina y Venezuela "somos y seremos, por nuestra concepción y por cómo entendemos la construcción de nuestras realidades, absolutamente respetuosos ambos de las relaciones y de las situaciones internas de cada país".

Chávez, por su parte, instó a conformar un "proyecto nacional sudamericano", en los que Argentina y Venezuela sean "la vanguardia" de la iniciativa que en pasado buscaron forjar el general José de San Martín y Simón Bolívar.

En el primer tramo de su discurso, que se extendió por espacio de 80 minutos, Chávez anunció que el nuevo embajador en Argentina será -placet mediante- el general (en situación de retiro) Arevalo Enrique Méndez Romero, que actualmente está al frente de la delegación diplomática venezolana en España.

Sin mencionar en forma explícita al presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, el mandatario caribeño dijo que el proceso de integración que llevan adelante varios países de la región hace que "vengan los viajeros del Norte", en alusión al viaje que Bush realizará a Colombia, Brasil y Uruguay el próximo mes.

Tras recordar que en el pasado la faja petrolífera del Orinoco fue clasificada como una zona rica en carbón pero no en crudo por las firmas extranjeras inversoras, Chávez pidió a sus colaboradores que le alcanzarán frascos para mostrar las diferencias que existe entre el mineral y el crudo pesado.

Luego tomó otro par de recipiente donde mezcló azufre con petróleo refinado. Al abrir el frasco con azufre, tras respirar el particular olor del mineral, Chávez dijo que le iba a mandar una buena cantidad a Lula Da Silva para poder ahuyentar los malos espíritus.

La ocurrencia de Chávez fue festejada por los funcionarios venezolanos, debido a que -según la tradición- el azufre se emplea para exorcizar al diablo, calificación que él habitualmente emplea para referirse al presidente Bush.

A pesar de no formar parte de la agenda de acuerdos, Chávez adelantó que el próximo lunes se pondrá en marcha la segunda colocación del Bono del Sur, por un monto de 1.500 millones de dólares.

Esta emisión, que se colocará en el mercado caribeño, estará compuesta con Boden 2015 que Venezuela acaba de comprar en forma directa a la Argentina.

La comitiva que acompañó a Kirchner estuvo integrada por el canciller Jorge Taiana; el ministro de Planificación, Julio De Vido; la ministra de Economía, Felisa Miceli, y la embajadora argentina en Venezuela, Alicia Castro, entre otros.

Por el lado venezolano estuvieron presentes el canciller Nicolás Maduro; el ministro de Energía y Petróleo y titular de PDVSA, Rafael Ramírez y el gobernador del Estado de Anzoátegui, Tarek Williams.

Dejá tu comentario