La economía argentina con crecimientos por sector, pero la incógnita vuelve a recaer sobre el dólar

Según Ecolatina, la producción de bienes mostró nueves meses consecutivos con niveles superiores a los previos a la crisis. Pero los proveedores de Servicios aún no lograron recuperar el terreno cedido por la pandemia.

La economía argentina viene recuperándose a buen ritmo, aunque no exenta de altibajos, desde que se flexibilizaron las restricciones a la circulación en la última parte del 2020. Este crecimiento todavía ubica a la actividad económica un 1% por debajo de los niveles pre-pandemia (primer bimestre de 2020) para los últimos datos disponibles. Sin embargo, dichas cifras agregadas esconden un comportamiento muy heterogéneo, en el que conviven sectores que ya operan muy por encima de 2019 con otros que recién están despegando.

Un análisis sectorial de la Consultora Ecolatina reveló una situación disímil en la producción de bienes y en la producción de servicios. Bienes mostraron nueves meses consecutivos con niveles superiores a los previos a la crisis. "En julio produjeron casi 4% más que antes de la irrupción de la pandemia", aseguró Ecolatina. Mientras que por otro lado, proveedores de Servicios aún se encuentran "rezagados" y "no lograron recuperar el terreno perdido" ubicándose en niveles inferiores a los anteriores a la crisis del Covid-19 (1,4% por debajo).

Sectores que más se recuperaron en bienes

  • Industria manufacturera: en julio el sector logró alcanzar niveles 7% mayores a los previos a la crisis ubicándose como uno de los rubros líderes de la recuperación. La reactivación se debió a la flexibilización de restricciones, una mayor demanda demanda de bienes durables "dolarizados" en un contexto de elevada brecha cambiaria, restricciones para acceder al ahorro en dólares y cambio en patrones de consumo. Para los próximos meses, no se descarta vaivenes pero las expectativas en el sector son positivas.
  • Construcción: se ubicó en julio en niveles 4% superiores a los pre-pandemia, en el segundo trimestre se encontró 20% por encima de la pre-crisis. Para el resto del año se prevé que "el costo de la construcción medido en dólares seguirá siendo atractivo y el impulso de la obra pública traccionará la construcción" por lo cual la actividad crecerá o permanecerá estable en los próximos meses, estimó Ecolatina.
  • Agropecuario y ganadero: es de los sectores con desempeño más magro. Se encuentra por debajo de los niveles pre-crisis (-1% al primer bimestre de 2020) pero el panorama "es más favorable".

Servicios con perspectiva de mejora

A diferencia de los productores de bienes, proveedores de Servicios no lograron recuperarse en su totalidad, aunque al desagregarlos "algunos tuvieron un desempeño algo más favorable que otros", aseguran desde la Consultora. El más favorecido es Comercio minorista y mayorista. En este sector se mantiene arriba de la pre-crisis (julio 10% por encima) motivado por créditos subsidiados, salario real en aumento y elevada liquidez. "Mantendría un buen desempeño en el corto plazo", estimó Ecolatina.

Los más desfavorecidos:

  • Hoteles y Restaurantes: en julio se ubicó 48% por debajo de la pre-pandemia
  • Servicios sociales y personales: donde se encuentran actividades de esparcimiento como teatros y espectáculos deportivos, un 32% por debajo.
  • Transporte y comunicaciones: un 13% por debajo.

Los principales factores que señala Ecolatina son "sectores que siguieron muy afectados por las restricciones a la circulación y los cuidados sanitarios autoimpuestos por parte de la sociedad, en tanto que son actividades que requieren una importante aglomeración de personas", afirmaron.

Sin embargo se espera que con el avance de la vacunación y la ampliación de aforos permitidos, "los sectores asociados al esparcimiento mostrarían mejores números". Turismo sería uno de los sectores que mejor muestre una recuperación. Para la consultora, el turismo interno está compensando parcialmente la baja de turismo externo. "El programa Pre-viaje implementado por el gobierno incentiva las vacaciones domésticas y superó las cifras estimadas, lo que generaría un mayor dinamismo en restaurantes, hoteles y otros asociados a partir de noviembre", sentenciaron.

Expectativa a 2022

Sin embargo los repuntes esperados para fines de 2021, podrían verse afectados por la inestabilidad cambiaria. "La gran duda vigente sobre el vigor de la recuperación es la posibilidad de una disrupción cambiaria. De cara al año entrante, el buen desempeño de la industria, la construcción y el comercio, que hoy explican la mayor parte del crecimiento del PBI, podría verse interrumpido si hubiera un salto en el tipo de cambio. La demanda de estos rubros esta muy vinculada con el poder adquisitivo doméstico, hoy traccionado no solo por el congelamiento de las tarifas y las políticas destinadas a dinamizar al consumo, sino sobre todo por la apreciación del dólar. Por este motivo, un salto cambiario o una aceleración del ritmo de depreciación diario podrían obturar la recuperación", concluyó Ecolatina.

Dejá tu comentario