La crisis mejora y la Bolsa empeora

Economía

Seguramente no son muchos los que se alegran de 2,5% que perdió ayer el Dow al cerrar en 9.033,66 puntos. Sin embargo, deberíamos alegrarnos si es que fue cierto que la causa de esa merma fueron los (malos) resultados comerciales de las cotizantes. Es que de ser así, finalmente el mercado estaría dejando atrás la crisis crediticia gracias a que entre otras DuPont y Caterpillar en cuanto empresas (energía y tecnológicas en cuanto sectores) confirmaron la sensación de que alcanzaremos un quinto trimestre consecutivo de baja en las ganancias. Complementando esto y dando prueba que la crisis crediticia ha menguando algo, la tasa Libor a tres meses alcanzó en 3,83% el punto más bajo de los últimos treinta días (van siete ruedas consecutivas de baja), mientras la tasa de las Letras del Tesoro a igual plazo retrocedió a 1,06% (a diez años bajó a 3,73%), el precio del petróleo se desplomo a u$s 70,89 por barril (no parece importar demasiado el inminente -este viernes-recorte en la producción por parte de la OPEC), el cobre cerró en el mínimo de tres años (China estaría desacelerándose mas rápido que lo pensado), el oro en el mínimo en más de un mes (u$s 766,1 por onza) y el dólar registró un nuevo avance frente al euro alcanzando el máximo en 19 meses (ante el yen tuvo una ligera baja). En el frente gubernamental, la Fed anunció una serie de medidas adicionales a fin de apuntalar los Money Market Funds y el Comercial Paper (el sector privado le sigue huyendo) creando el MMIFF, que se suma al fárrago de planes y mecanismos lanzados desde que se inició el rescate del sistema financiero.

Si no achacamos con mas énfasis la baja accionaria a los resultados de las cotizantes, es porque de los 77 integrantes del S&P500 que difundieron sus estados contables, 40 ganaron más de lo previsto mientras 27 ganaron menos (lo peor se dio en las proyecciones a futuro, donde 45% fueron negativas y sólo 3% positivas) en tanto el volumen negociado apenas orilló 1.160 millones de papeles. Pero, cuidado, que parezca que ayer hubo calma no significa que la hubiera.

Dejá tu comentario