21 de mayo 2003 - 00:00

La loca no es la vaca, sino el Dow

La loca no es la vaca, sino el Dow
Un seguramente más envejecido (pero quién sabe si más sabio) George Soros habló: anunció que está apostando contra el dólar. De no ser tan confiados, diríamos que el financista, quien supo perder algunos miles de millones de dinero ajeno y algunos cientos del propio en este juego, terminó de comprar y se prepara a que "entre la gilada". Después de todo, el juego para los especuladores ha sido el mismo desde el principio de los tiempos: comprar callados y vender poco antes que se dispare la corrida. Otro viejo al que conviene prestarle atención es Alan Greenspan, quien, según los rumores, podría dar alguna señal a favor de un recorte de tasas. Claro que es sólo un rumor, porque de la Fed poco y nada suele escaparse (salvo la reunión del..., y la del..., y...). Yendo al mercado bursátil, que es lo que nos ocupa, antes de la apertura, las apuestas estaban colocadas a favor de una rueda que, aunque no neutralizara la caída del lunes, al menos recuperara parte. Pero apenas arrancó la sesión, estuvo claro que no había "combustible". Hacia el mediodía, comenzaron a circular las noticias sobre la "vaca loca" en Canadá y los papeles de Mc Donald's, Wendy's y casi todas las casas de comida rápida o que tuvieran que ver con la carne se desplomaron. Unos minutos más tarde, le tocó el turno a los rumores de que el gobierno elevaría el estado de alerta a nivel naranja, previendo un ataque terrorista indefinido. Con esto, todas las fichas estaban echadas y una hora antes del cierre el Promedio Industrial caía 0,9%. Si bien en los últimos 60 minutos la situación mejoró y el Dow redujo la pérdida a un ínfimo 0,02%, quedando en 8.491,36 puntos, fue sólo merced a operaciones de cobertura de posiciones y alguna apuesta a los buenos números de HP. Es cierto que la baja de ayer no fue significativa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar