La ONU cuestionó las políticas de ajuste de España y Grecia

Economía

Las políticas de austeridad como las llevadas a cabo en España y Grecia amenazan el empleo y ponen en peligro la recuperación económica, dijo la ONU en su informe mensual sobre la situación social en el mundo.

"Las medidas de austeridad adoptadas por ciertos países como Grecia y España frente a un excesivo endeudamiento público no solamente amenazan el empleo en el sector público y los gastos sociales, sino también convierten en más frágil e incierta la recuperación" económica, explica el informe del departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

"Los gobiernos deben reaccionar con prudencia a las presiones en favor de la consolidación presupuestaria y de la adopción de medidas de austeridad, si no quieren arriesgarse a que se interrumpa la recuperación de su economía", prosigue el documento.

Este problema no afecta únicamente a las economías avanzadas, dicen los economistas de la ONU, que advierten que "varios países en desarrollo, especialmente los que se benefician de programas del FMI, también padecen presiones para reducir sus gastos públicos y adoptar medidas de austeridad".

"Es esencial que los gobiernos tomen en cuenta las consecuencias sociales probables de sus políticas económicas" sobre alimentación, salud y educación, para no penalizar el crecimiento económico a largo plazo, insiste la ONU.

Si no es así, las políticas económicas de austeridad pueden dar lugar a un "círculo vicioso" formado por un "débil crecimiento y un débil progreso social".

La ONU pide en cambio a las autoridades que apoyen medidas de reactivación para reforzar la recuperación de la producción y preservar las inversiones económicas y sociales.

"Los países que han implementado sistemas de protección social están en mejor posición para atenuar las consecuencias de los impactos" de las crisis e "impedir que su población se hunda aún más en la pobreza", asegura el estudio.

En cambio, una baja de los gastos sociales tendrá probablemente como consecuencia exacerbar y alargar los efectos negativos de una crisis, por ejemplo en términos de desnutrición, de tasa de abandono escolar y de desempleo de largo plazo, considera la ONU.

El informe denuncia además los llamados en favor de una mayor flexibilidad del mercado de trabajo ya que "viene acompañada a menudo por una baja de salarios y por una degradación de las condiciones de empleo".

En fin, los autores del informe lamentan que las medidas financieras adoptadas hasta ahora no han abordado las causas profundas de la crisis, de manera que "la recuperación sigue amenazada por nuevos excesos".

Dejá tu comentario