"Llegó día de ajuste de cuentas"

Economía

Nueva York (Reuters) - La guerra de Irak ha contribuido a la desaceleración de Estados Unidos e impide una recuperación, de acuerdo con el economista Joseph Stiglitz. Al mismo tiempo, el gobierno norteamericano subestima mucho el costo de la guerra, escribieron en su libro «The Three Trillion Dollar War» (W.W. Norton) Stiglitz y la coautora Linda Bilmes. El libro («La guerra de los tres billones de dólares») se publicó ayer.

El conflicto bélico, que ya lleva casi 5 años de duración y que, según se decía inicialmente, podría autofinanciarse por medio de las exportaciones de petróleo iraquí, ha costado al Tesoro estadounidense unos 845.000 millones de dólares, en forma directa.

  • Costos

    «Antes, las guerras eran buenas para la economía. Ahora, ningún economista realmente piensa eso», dijo Stiglitz en una entrevista.

    Los autores sostienen que los costos ascienden al menos a 3 billones de dólares bajo una estimación que ellos consideranextremadamente conservadora y podrían superar el costo de la Segunda Guerra Mundial que, según ellos, fue de 5 billones de dólares ajustado por inflación.

    Los costos directos excluyen los intereses por la deuda emitida para financiar la guerra, los del cuidado de la salud de los veteranos que regresan a casa y el reemplazo del material destruido, además de la capacidad operativa degradada por la guerra.

    Además, hay costos no incluidos en el presupuesto, como el aumento de los preciosdel petróleo y otros valoressociales y macroeconómicos, que el libro detalla. Para ilustrar cómo podría darse otros usos a los fondos, Bilmes citó el presupuesto anual de Estados Unidos para las investigaciones sobre el autismo, que es de 108 millones de dólares. Esa suma se gasta cada cuatro horas en Irak.

    Con un billón de dólares, se podría haber contratado a 15 millones más de maestros en las escuelas públicas por año, o haber otorgado a 43 millones de alumnos becas de cuatro años para las universidades públicas, según el libro.

  • Conservadores

    Stiglitz y Bilmes dicen que fueron excesivamente conservadores al calcular la cifra de 3 billones de dólares, compensando en exceso las inclinaciones por su rechazo a la guerra. Cuando se le preguntó si el conflicto había contribuido a la desaceleración de Estados Unidos, Stiglitz respondió: «Sí, mucho».

    «Para contrarrestar ese efecto depresivo, la Fed (Reserva Federal) ha inundado la economía con liquidez y los reguladores miraron a otra parte cuando aumentaban los préstamos imprudentes», dijo Stiglitz. « Estábamos viviendo con dinero prestado y tiempo prestado y, eventualmente, tenía que llegar el día del ajuste de cuentas. Y ahora ha llegado», agregó.
  • Dejá tu comentario