Lula a Rato: "Desde ahora seremos socios del Fondo"

Economía

Brasilia - El presidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que el pago anticipado de la deuda con el FMI no pone fin a la relación con ese organismo multilateral, sino que los convierte en socios. «Las relaciones no terminan. Las relaciones ahora cambiaron de nivel y calidad», afirmó el mandatario brasileño ante el director gerente del FMI, el español Rodrigo de Rato, en un acto en el Palacio de Planalto en el que Brasil oficializó el pago anticipado de u$s 15.570 millones al organismo multilateral. El acto, tal lo anunciado por Lula da Silva, fue realizado para «celebrar» de manera conjunta el pago al FMI.

Esa deuda, con vencimiento en 2007, había sido contraída en tres acuerdos de contingencia, el último de los cuales fue aprobado en setiembre de 2002 durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, antecesor de Lula.

• Nueva era

Rato, que viajó a Brasil y no a la Argentina, pese a que las operaciones fueron similares en los dos Estados, coincidió con Lula en que las relaciones entre el Fondo y Brasil iniciaron «una nueva era» y que los dos ahora actuarán como socios. «Brasil ya no tiene más deuda con el Fondo, pero el FMI se convierte en un socio importante de Brasil en el debate de políticas económicas», expresó Rato.

Según el jefe del FMI, el Fondo podrá asesorar a Brasil en las discusiones sobre reformas económicas y «el debate será siempre benéfico». Agregó que, a cambio, Brasil puede contribuir al debate en el seno del Fondo sobre la creación de un mecanismo que permita a los países emergentes un acceso rápido a créditos en situaciones de emergencia.

«Brasil dejó atrás un largo período de inestabilidad económica. No habrá más décadas perdidas o crisis de deuda»,
expresó el director gerente del FMI en el acto, al que también asistió el ministro de Hacienda, Antonio Palocci.

Rato recordó que hace tres años, en vísperas de la elección de Lula, Brasil atravesaba «una profunda crisis de confianza» y que muchos escépticos llegaron a vaticinar que el país declararía una moratoria en el pago de su deuda, que la cotización del dólar se dispararía y que la Bolsa colapsaría, pero nada de ello ocurrió. «Aprovechando al máximo una coyuntura económica mundial siempre favorable, Brasil consiguió mejorar su situación externa, ayudó a restaurar la confianza y a reducir el riesgo-país a su nivel más bajo históricamente», anotó.

Palocci dijo, por su parte, que la medida de pagar anticipadamente al FMI fue una decisión «madura» y señaló que el fin de las obligaciones de Brasil con ese organismo multilateral de crédito no alterará la política económica del país.
«Podemos reafirmar con seguridad que el pago anticipado de la deuda brasileña con el FMI fue una decisión madura y apoyada en bases económicas sólidas», manifestó el ministro.

«Creo que perseverando en ese camino de políticas macroeconómicas sólidas, Brasil alcanzará el llamado grado de inversión en los mercados internacionales»,
dijo el ministro, sin prever plazos.

Dejá tu comentario