Más impulso a economía: vuelve ingreso de dólares

Economía

La única amenaza al alto crecimiento de la economía argentina estaba en el rumbo de los mercados internacionales. Hubo cierto temor, sobre todo desde mayo, de que el clima positivo reinante en el exterior se revirtiera drásticamente. Estados Unidos subía sin freno la tasa; lo mismo Europa, y hasta Japón lo hacía por primera vez. Por si ello no alcanzara, el conflicto en el Medio Oriente disparaba los precios del petróleo, lo que impactaría frenando en todas las economías del mundo. Pero gradualmente esas dudas se fueron esfumando e incluso ya se descuenta que en agosto Estados Unidos dejará de subir su tasa. El riesgo-país argentino pasó de 419 puntos en junio a los 337 de ayer. Varios temas para tener en cuenta. En 2007 ya se estima que, salvo un fuerte shock del exterior, la economía del país crecerá entre 6% y 7%. Y si lo hubiera, difícilmente se crecería menos de 4%; 2006 cerrará con el PBI incrementándose entre 7,5% y 8% con inflación minorista de 11%. Pero no menos importante que estos números es el hecho de que no se traslada plenamente la bonanza a indicadores como el desempleo o la pobreza. Ayer, Néstor Kirchner anticipó que está en 10,4% la desocupación (pero contabilizando los planes Jefas y Jefes es de 13%). Es alto teniendo en cuenta que, año tras año, desde la crisis el país creció a 9% anual. Todo porque desde el Ministerio de Trabajo a cargo de Carlos Tomada -también la Justicia laboral con sus fallos- se adoptaron medidas que atentaron contra la creación de puestos. Hay margen de tiempo aún por los datos que llegan para corregir.

Los bonos avanzan porque el mundo los favorece. La tasa de los títulos del Tesoro de Estados Unidos está en 5,04%, un rendimiento muy bajo que hace atractivos a los títulos argentinos.

Los inversores del exterior, tentados por ganar más de 15% en dólares con los títulos en pesos indexados, están tomando posiciones y eso se ve en los montos negociados. Ayer entre el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y la Bolsa de Comercio se operaron $ 1.644 millones, una cifra que es habitual en las últimas ruedas y duplica lo que se negociaba a principios de mes.

  • Apuesta

    Una muestra de que los compradores están dispuestos a asumir riesgo para ganar dinero es que están apostando a los bonos más largos, que, al mismo tiempo, son los más volátiles y de mayor renta. El Discount en pesos, el principal bono del canje que se opera en la Argentina, rinde 6 puntos sobre la inflación, una tasa de casi 18% anual, que con un dólar tranquilo en $ 3,10 asegura una renta no menor a 7% en dólares para lo que queda hasta fin de año.

    Ayer este bono en pesos subió 0,34%, mientras el otro título del canje, el PAR en pesos, creció 1%.

    Lo sorprendente, pero éste es otro mercado, fue lo de los cupones PBI, que pagarán a fin de año una renta de acuerdo con el crecimiento de la economía. Estos warrants, que van adosados a los bonos del canje pero se venden por separado, tuvieron una fuerte demanda. En el MAE se negociaron 300 millones de cupones PBI en pesos por un monto de $ 32 millones. Al final del día subieron 5,20%. La versión en dólares avanzó 3,80%.

    Las alzas alcanzaron a los bonos posdefault en pesos, que son títulos de mediano plazo y más estables. Lo más destacado fue lo de los BOCONPRE 9 (desplazó en preferencia al PRE 8) y el PRO 12, con subas de 0,35%.

  • Tranquilidad

    El mercado cambiario estuvo muy tranquilo, con muy pocos negocios, porque hay menos ingresos de los exportadores. El Banco Central, que no informa de sus operaciones cambiarias, habría comprado alrededor de u$s 20 millones, con lo que elevaría las reservas a u$s 26.255 millones. El dólar terminó el día con una leve suba en el Forex, el mercado donde operan los bancos, al cerrar a $ 3,0757. En las casas de cambio continuó a $ 3,10 para la venta.

    Para hoy, hay más interesados en comprar dólares porque están tomando divisas para pagar los BONAR V de la licitación del miércoles. Por eso el dólar puede abrir con una leve alza, ya que las órdenes de compra suman más de u$s 40 millones y los que quieren vender ofrecen menos de u$s 15 millones. Los precios que se piden son de $ 3,077 para la compra y $ 3,078 para la venta.

    Mientras las rentas de los bonos del Tesoro sigan en calma en Estados Unidos, la bonanza de los bonos continuará. Y si el 8 de agosto la Reserva Federal no aumenta las tasas de interés, el entusiasmo será grande.
  • Dejá tu comentario