Materiales básicos, lo más buscado

Economía

El mes pasado, el California Institute of Technology y la Stanford Business School realizaron un experimento dando de probar dos vasos de vino a un grupo de voluntarios. Todo lo que se les informaba era el valor de cada producto y cuando lo tomaban se les monitoreaba el centro del gusto en el cerebro. De manera unánime, el vino de mayor precio fue el que más les gustó a todos. Un poco menos placentero fue el experimento del MIT en el cual se le aplicaba un pequeño shock eléctrico a los voluntarios. Para calmarlos se les daba una píldora barata de 10 centavos u otra de u$s 2,50.

Los que tomaron la segunda pastilla se sintieron más rápida y profundamente aliviados que los que tomaron la primera. Hasta aquí ninguna sorpresa, si no fuera porque en el primer experimento el vino era siempre el mismo y en el segundo, las píldoras eran un mismo placebo. ¿Comportamientos irracionales? Posiblemente, pero nada que no veamos a diario en el mercado financiero. De hecho, esto explica por qué el precio del petróleo -o cualquier otro activo- puede marcar un récord tras otro (van cinco consecutivos) atrayendo cada vez más especuladores, en lugar de ahuyentarlos. De hecho, sólo la especulación parece capaz de explicar por qué, a pesar de arrancar en baja y tocar u$s 121,58 por barril antes de mediodía, el precio del crudo terminó la sesión 11 centavos debajo del máximo intradiario (y máximo de máximos), en u$s 124,50. Es cierto que esto impulsó 1,9% al sector energético, pero también es cierto que los vaivenes del oro negro poco tuvieron que ver con 0,41% que ganó el Dow, ya que Promedio estuvo durante la mayor parte de la jornada por encima de los 12.866,78 puntos en que cerró. Quien es sospechoso últimamente de todos los males, el sector financiero, si bien retrocedió 1% (muy golpeado por los problemas legales de State Street Corp.), tampoco pareció afectar demasiado al resto del mercado. ¿Quién impulsó entonces la suba? Con magros 1.200 millones de acciones negociadas en el NYSE, fue fácil para el sector de materias primas llevarse el podio. Pero cuidado, que los treasuries -en especial los de corto- siguieron avanzando.

Dejá tu comentario