Ajustes y despidos en las principales firmas de alquiler de autos

Economía

Avis, la mayor empresa del sector, anunció un recorte de u$s400 M. Y Hertz se presentó en convocatoria y prepara 20.000 despidos.

Como consecuencia de la pandemia que obligó a cerrar fronteras, paralizar las líneas aéreas y restringir la movilidad de las personas dentro de los países, las compañías que se dedican al alquiler de autos sin chofer están atravesando la peor crisis de su historia. El negocio mismo entró en una pendiente que podría llevarlo a su extinción, sostienen los expertos.

Las dos mayores empresas del mundo, las estadounidense Avis y Hertz, protagonizaron en la última semana una serie de anuncios negativos.

Hertz (la segunda compañía en tamaño), que el 21 de abril había anunciado la supresión de 10.000 empleos en Estados Unidos, ahora confirmó que ingresa al concurso de acreedores para reestructurar su negocio y tratar de evitar el cierre. Para lograr este objetivo, se desprenderá de 20.000 empleados (la mitad de su fuerza laboral global) y emprenderá la renegociación de una deuda que ronda los u$s19.000 millones.

El grupo confirmó el viernes que recurrió al Capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos, un mecanismo que permite a una empresa que ya no puede pagar su deuda reestructurarse sin estar bajo la presión de sus acreedores. Pero este paraguas es sólo para las operaciones de la firma madre en Estados Unidos y Canadá. En cambio, las operaciones mediante franquicias en otros continentes no estarán incluidas en el procedimiento. “El impacto del Covid-19 en la demanda de viajes fue repentino y dramático, lo que provocó una fuerte caída de los ingresos de la empresa y de las reservas futuras”, dijo la compañía en un comunicado.

El 70% del negocio de alquiler de automóviles se concentra en los aeropuertos, según los expertos del sector. Y es justamente allí donde la parálisis obligada por la pandemia ha asestado el mayor golpe a la actividad. Para colmo, a diferencia de las líneas aéreas que están incluidas dentro de los sectores que recibirán asistencia del gobierno de Estados Unidos, la empresas de alquiler no lograron ingresar en ese lote.

Avis Budget, el primer grupo mundial de empresas de alquiler de automóviles sin chofer, confirmó recientemente que en el primer trimestre del año perdió u$s158 millones, como consecuencia de una caída de 9% en sus ingresos en comparación con el mismo período del año anterior. En este marco, ahora ha anunciado que pone en marcha un programa inmediato de recorte de gastos por u$s400 millones.

En esta cifra se incluye un fuerte recorte de 21.000 de sus trabajadores en todo el mundo, que equivalen al 70% de su plantel global. La empresa estadounidense reconoce que la pandemia afectó a la actividad del sector turístico y le provocó “un deterioro significativo” de sus ingresos.

En Europa, la francesa Europcar Mobility Group perdió u$s115 millones en el primer trimestre, con una suba de 56% contra el mismo periodo del año anterior. Pero el estado francés y el propio grupo inversor acudieron en su ayuda con dos líneas de crédito blando por alrededor de u$s370 millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario