Noticias negativas y mercado resistente

Economía

P odemos ver las cosas de dos maneras (en realidad de tantas como se quiera). Por un lado es casi normal que luego de cuatro ruedas consecutivas de suba y ser ganador en siete de las últimas nueve sesiones, las blue chips se tomen un descanso. Después de todo un retroceso de 0,86% como el que tuvimos ayer cuando el Dow cerró en 10.480,15 puntos no es nada fuera de lo común ni mucho menos como para alarmarse. Por el otro, en cambio, podemos decir que dio la sensación que los inversores comenzaron a tomar en cuenta muchos de los puntos negros que presenta el horizonte. Desde un recrudecimiento de las luchas en Irak, un paquete sospechoso en el aeropuerto de Atlanta (que no fue nada), pasando por los crecientes temores inflacionarios, los récords imparables del precio de la nafta y el oro para terminar con una temporada de balances que arrancó con mucho menos luces de lo que se esperaba (no es tanto que los números estén mal, sino que no alcanzan para excitar a los inversores). Para ser sinceros, y revisando la lista de factores negativos, casi podríamos decir que el mercado accionario se está comportando, y presentó en la víspera una inusual resistencia. Es claro que esto presenta a su vez otro problema: ¿es que los inversores suponen que las cosas no están tan mal como parecería y están adelantándose a los buenos tiempos, o por el contrario están equivocados y sólo demoran un reajuste bajista mucho más significativo? La resolución de este interrogante nació el mismo día que el mercado.

Afortunadamente nadie le resolvió este misterio. Y hablando de misterios: ¡Felices Pascuas!

Dejá tu comentario