Oficial: el Gobierno postergó la suba de gas para febrero

Economía

El incremento, previsto originalmente para octubre, deberá definirse mediante una audiencia pública. Desde Casa Rosada consideran adecuado "que los aumentos se evalúen en la nueva administración".

Tal como había anticipado días atrás el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, el Gobierno hizo oficial ayer la postergación de la aplicación del aumento semestral a las tarifas de gas. La suba, que deberá ser tratada previamente en una audiencia pública, estaba prevista originalmente para octubre y se había pospuesto para el primer día de enero. Pero, según la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial, sería recién a partir del 1 de febrero. Aunque eso dependerá, lógicamente, de la postura que tome el gobierno de Alberto Fernández.

En el documento oficial publicado ayer, se estipuló “diferir el ajuste semestral de los márgenes de transporte y distribución previsto a partir del 1 de octubre de 2019 para el 1 de febrero de 2020, debiendo utilizarse, en esa oportunidad, el índice de ajuste correspondiente para reflejar la variación de precios entre los meses de febrero y agosto de 2019”.

A principios de septiembre, el Gobierno había determinado que el diferimiento que debía llevarse a cabo en octubre se modificara para que no impactara en la economía de los consumidores en la previa a las elecciones. Ayer, el Poder Ejecutivo justificó su decisión al señalar que “con el fin del preservar el equilibrio económico financiero de los contratos, se decidió que la vía más apta para ello consiste en la readecuación de las obligaciones de la licenciatarias de transporte y distribución de gas, esencialmente aquellas que impliquen inversiones obligatorias a su cargo, sin que ello afecte en modo alguno sus obligaciones frente a los usuarios abastecidos”.

Además, aclaró que la compensación en favor de las prestadoras del servicio debe determinarse “respetando la exacta incidencia entre los montos que se dejan de percibir en concepto de tarifa -incluyendo las bonificaciones a las subdistribuidoras de su área de licencia- y los montos de inversión comprometidos”. En este marco, el Gobierno resaltó que es “oportuno extender el diferimiento del ajuste semestral de los márgenes de transporte y distribución”.

Al ser consultado ayer durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada, el vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra fundamentó esta decisión ya que considera adecuado “que esos aumentos se evalúen por parte de la nueva administración”. Durante el primer trimestre del año próximo, de hecho, el nuevo gobierno también deberá definir qué pasos seguir con las tarifas de electricidad y agua (incrementos que, como ocurre con el gas, deben definirse mediante audiencia pública por orden de la Corte Suprema).

Si bien desde las empresas distribuidoras de gas aclaran que es difícil fijar un porcentaje para referirse al monto en que deberían actualizarse las tarifas, se estima que –producto de la devaluación y la inflación- la cifra rondaría el 30%. Una cifra similar a la que se aplicó, escalonada en tres meses, durante el primer semestre: 10% en abril, 9% en mayo y 8% en junio.

Las facturas de diciembre, de todas formas, llegarán con un incremento del 22% para los usuarios. Es que en junio, el Gobierno dispuso mediante una resolución un diferimiento “excepcional” para que durante los meses de invierno -los de más consumo por una cuestión estacional- los consumidores no deban hacer frente a tarifas elevadas. Fue, según el Ejecutivo, “en beneficio de los usuarios de gas natural y de propano indiluido por redes”.

Dejá tu comentario