Oficialismo dice que una vez que llegue el proyecto, 'estarán los votos'

Economía

Mientras se avanza en la confección del proyecto de expropiación, se acumulan textos paralelos para forzar cambios a la idea original del Ejecutivo. Legisladores direccionan lupa hacia Santa Fe.

El lapso de tiempo iniciado desde que el Ejecutivo anunció el envío del proyecto para expropiar Vicentin permitió a la oposición no sólo aglutinarse contra la idea en cuestión, sino también para que pequeños bloques considerados ‘aliados’ ocasionales del Frente de Todos en Diputados -donde estará la verdadera batalla- empujaran textos paralelos que buscan forzar cambios a la iniciativa original. Sobre ese mar de propuestas debe nadar el oficialismo en la Cámara baja, que en las últimas horas se alejó de dicha puja y deslizó a Ámbito que, una vez que aterrice el debate, ‘se tendrán los votos’.

Desde el Frente de Todos en Diputados también aclaran que “el problema actual no está en el Congreso o en el Ejecutivo, sino en Santa Fe”. De esa manera se intentó direccionar la lupa hacia el distrito que comanda el peronista ‘albertista’ Omar Perotti. No obstante, en las Cámaras baja y alta aparecen consecuencias tras el anuncio de expropiación realizado por Alberto Fernández junto a la senadora cristinista Anabel Fernández Sagasti y el ministro de la Producción, Matías Kulfas. Al no contar con el proyecto, el embate opositor ahora transcurre por la continuidad o no de las sesiones virtuales.

A través de su protocolo -ya vencido- Diputados incorporó, con acuerdo de oficialismo y oposición, la opción de discutir cualquier tema durante 30 días, y no sólo los relacionados con la pandemia, como le ocurrió al Senado. Pero en la Cámara alta, el período es por 60 días y además corre una puja en paralelo sobre si éstos son ‘hábiles’ o de ‘corrido’.

“Un debate de esa envergadura no puede hacerse de forma remota. No se le puede retacear el uso de la palabra a nadie. Acá se debatirá la inconstitucionalidad de una medida, las consecuencias sobre la economía. Este debate debe ser de forma presencial”, aseguró ayer el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados, Mario Negri.

El legislador cordobés planteará al titular de la Cámara baja, Sergio Massa, que “un debate de ese tipo no se puede llevar adelante virtualmente; porque en una discusión de esa profundidad no se le puede

retacear la palabra a ningún

legislador, ya que será un debate de 14, 15 o 16 horas”. Desde el bloque oficialista confían

en que la oposición acompañará la prórroga del sistema para sesionar de manera telemática.

Más allá de esta cuestión, lo cierto es que el proyecto ingresaría por el Senado, donde sobran votos para temas que no necesitan los dos tercios. En

la Cámara baja, en tanto, el Frente de Todos deberá convencer a buena parte de la bancada ‘casi amiga’ que comanda el mendocino José Luis Ramón, y al interbloque que integran lavagnistas, peronistas cordobeses y socialistas que maneja Eduardo Bucca. En esa zona se encuentra la repartija de 11 votos que le faltan hoy para el quorum y la aprobación de la iniciativa, y allí nacen las ideas para modificar la intención de expropiación que debe frenar, cuanto antes, el oficialismo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario