10 de noviembre 2008 - 00:00

Otra víctima de la crisis: Florida se vació de turistas

En la calleFlorida semultiplican lasofertas de losdistintoscomercios,algo inéditodurante elcomienzo dela temporadaalta.
En la calle Florida se multiplican las ofertas de los distintos comercios, algo inédito durante el comienzo de la temporada alta.
Más comercios porteños están sintiendo con fuerza la desaceleración del consumo por la desaparición de turistas extranjeros como consecuencia de la crisis financiera internacional.

Caminar por la calle Florida ya no es lo mismo. Hace un par de meses, la peatonal estaba congestionada de turistas de todo el mundo que, favorecidos por el precio del dólar y el euro, aprovechaban para comprartodo tipo de productos. Hoy, en cambio, la cantidad de visitantes ha disminuido, ya casi no se escuchan acentos foráneos, y ni siquiera los pintorescos shows de tango callejeros tienen una buena convocatoria.

Es que el boom turístico que siguió a la devaluación en 2002 parece haber llegado a su fin, o al menos a un estancamiento, que muchos esperan sea sólo temporario.

Frente a este panorama, los locales han recurrido a promociones extraordinarias, ofreciendo una significativa reducción de los precios originales, algo que es inusual sobre el comienzo de la temporada alta. Otros, en cambio, no han podido sobrellevar las pérdidas y cerraron sus puertas.

Hugo, encargado de un local de venta de productos de cuero -la principal debilidad de los extranjeros-, percibe la diferencia en relación a temporadas anteriores. «Se nota la disminución del turismo, en comparación con otros años. Esta época era buena porque empezaban a llegar los cruceros, pero este año llegaron como mínimo 50% menos turistas», aseguró.

El comerciante, cuya clientelaes 80% extranjera, asegura que los turistas brasileños « dejaron de venir desde que se devaluó el real». Por otra parte, para captar nuevos clientes, Hugo recurre a ofertas especiales. «Estoy tratando de poner promociones todas las semanas y pensando en hacer algunos descuentos en efectivo», dijo. Y añadió: «Es una situación complicada porque los alquileres siguen subiendo pero el turismo baja».

Pero la crisis no afecta sólo al rubro de productos regionales; negocios de todo tipo están recurriendo a toda clase de rebajas y seducen a sus potencialesclientes con el beneficio de la devolución de impuestos a extranjeros.

  • Shopping

    En los shopping también se nota la ausencia de turistas. El centro comercial Galerías Pacífico ha recurrido a un sistema de fidelización ofreciendo descuentos especiales y beneficios exclusivos para turistas.

    Romina, promotora de la agencia de viajes que se encuentra en el subsuelo de ese shopping, asegura que luego de la crisis financiera la cantidad de clientes bajó dramáticamente, «hay momentos en los que parece que el shopping estuviese cerrado porque no hay nadie». Y añade que «90% de nuestras consultas eran de brasileños, ahora esas consultas bajaron a 30%».

    Además, explica, se han vistoobligados a diversificar sus servicios: «Ofrecemos opciones para los argentinos que están armando sus vacaciones de verano», dice.

    En la zona de Palermo Soho y Hollywood, favorita de la bohemia y los intelectuales, predominan los locales de ropa de diseñador, hoteles boutique, y una gran variedad de restoranes y bares pequeños. Este barrio se ha convertido, en los últimos años, en la zona de elite entre los extranjeros, concentrando buena parte de la noche porteña.

    Ignacio, encargado del hotel boutique Lynns de la calle Costa Rica, asegura que desde que abrió el local en julio, tuvieron un muy buen comienzo, aunque «a partir de mediados de agosto disminuyeron las reservas». No obstante, Ignacio no cree que la crisis financiera termine perjudicando a su sector, «porque la gente que viene tiene mucho dinero, y la situación cambiaria sigue siendo favorable».

    Por otra parte, Lorena, encargada del hotel boutique Vainn, explica que desde que comenzó la crisis los pedidos de reservas han disminuido en 30%, aunque «hasta diciembre tenemos todas las habitaciones cubiertas». También asegura que «nuestros clientes son en su mayoría europeos, que son los que más frecuentan la zona, por eso no se nota tanto la diferencia con Recoleta o Retiro, que son preferidas por estadounidenses y latinoamericanos».

    Según Luis María Peña, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), no hay una caída en el turismo, sino en las reservas para la temporada estival, porque el turismo opera con un promedio de 60 días de anticipación». A pesar de esto, Peña percibe una caída en el consumo diario «que no es atribuible al turismo, sino al consumo doméstico», dijo. Y añadió que «el mercado está conformado por 25% de turistas, el resto lo mueve el país».

    William es un inglés que junto a otros dos socios extranjeros abrieron hace ocho meses el bar y restorán Sugar en Plaza Armenia. Desde su inauguración han logrado crecer un promedio de 20% mensual; inclusive en octubre lograron aumentar su recaudación 40% respecto del mes anterior. « Nosotros hemos mantenido los precios, que son bastante razonables, mientras que otros comercios de la zona aumentaron.»
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar