Paulson confía en cambio de rumbo

Economía

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, afirmó ayer que el acuerdo entre el gobierno y el Congreso de EE.UU. sobre una ley de hipotecas ayudará a que la economía del país «cambie de rumbo».

El presidente estadounidense, George W. Bush, dejó de oponerse ayer a un proyecto de ley que procura calmar a los mercados financieros y sobre el que él objetaba algunas estipulaciones que costarán unos u$s 3.900 millones.

Se espera que la Cámara de Representantes vote de inmediato la ley que incluye un respaldo explícito del gobierno a las empresas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac que tienen en sus manos casi la mitad de la deuda hipotecaria del país de unos 12 billones de dólares.

«Este es un mensaje muy firme que enviamos a los inversionistas en Estados Unidos y en todo el mundo, en el sentido de que comprendemos la importancia de estas empresas para nuestros mercados de capitales y de vivienda», dijo Paulson después del anuncio del acuerdo.

«Estas medidas son clave para ayudarnos a que cambie el rumbo y se encamine la corrección en el mercado hipotecario», añadió. El funcionario explicó que la Reserva Federal mantendrá su «papel de consulta» junto con una nueva oficina de regulación que establecerá normas de capitales para Fannie Mae y Freddie Mac.

La Oficina de Presupuesto del Congreso, una agencia no partidista que elabora análisis e informes para los legisladores, calculó ayer que este socorro del gobierno a las empresas hipotecarias tendrá un costo de por lo menos 25.000 millones de dólares.

La objeción de Bush se refería a una propuesta de los demócratas que asigna hasta 3.900 millones de dólares en ayuda del gobierno federal para los propietarios que encaran la ejecución hipotecaria en los vecindarios más vapuleados por la crisis de la vivienda.

Dejá tu comentario