Pese a fuerte déficit, es posible aumentar las ventas a Brasil

Economía

Más allá de las controversias comerciales que aún persisten con Brasil -y que seguramente se intensificarán este año ante el elevado nivel que alcanzó el déficit comercial, las perspectivas de crecimiento de la economía brasileña plantean interesantes oportunidades para los exportadores argentinos. Sobre todo porque se espera que la ventaja cambiaria se mantendrá a favor del país. Los economistas brasileños estiman un crecimiento de 3,5% del PBI basado en el mayor consumo interno y, por ende, de las importaciones que en los últimos dos años han subido 53%. Varios sectores tienen un alto potencial para aumentar sus exportaciones al país vecino, sobre todo en manufacturas agropecuarias e industriales.

Brasil aumentó en 2005 sus importaciones totales casi 18%, mientras que las de origen argentino crecieron menos de 13%. O sea que la Argentina no pudo aprovechar, pese a la ventaja del mejor tipo de cambio, el sostenido aumento de las compras externas brasileñas, que en los últimos dos años crecieron 53%. Esto muestra que la oferta exportable argentina no se adecua a la actual estructura de las importaciones brasileñas.

Además, las exportaciones de nafta, trigo, automóviles y autopartes concentran más de 32% del total vendido a Brasil el año pasado, lo que refleja aún una gran dependencia a estas exportaciones.

Pero a pesar del abrupto reflujo que tuvo el comercio bilateral en los últimos dos años, que en 2005 marcó un déficit récord para la Argentina, hay una serie de productos de exportación argentinos que tienen mayor capacidad de aumentar su crecimiento.

Para determinar estas oportunidades la consultora brasileña JSD analizó cuáles fueron los rubros que crecieron por encima del promedio dentro de la pauta importadora de Brasil en 2005.

Se observa que 54,2% de las importaciones con origen en la Argentina crece más que el promedio de las importaciones de ese origen, de las cuales 50,1% crece por encima de las importaciones de todo origen. Al comparar todos estos rubros con la tasa de crecimiento de las importaciones de todo origen surge si la Argentina gana espacio relativo a otros competidores: de este total,
sólo en 12 rubros la tasa de crecimiento de las importaciones con origen argentino es inferior a la de otros mercados, y ellos representan algo más de 5% de las importaciones totales.

Pero sólo en 4 de ellos la Argentina parecería, a priori, tener ventajas comparativas respecto del resto del mundo:
leche, frutas, preparaciones de productos de verduras, y caucho y sus manufacturas.

•Participación

Ahora bien, al ponderar la participación de las importaciones totales de origen argentino en el total de las importaciones brasileñas de cada rubro se puede inferir en cuáles sería factible incrementar de manera acelerada la participación de las exportaciones.

Para simplificar el análisis se toman 3 categorías según el nivel de participación.

Participación mayor a 50%: son sectores con casi nulas posibilidades de aumento. Tres rubros que representan 4,24% de las importaciones de origen argentino y 0,57% de las importaciones totales de Brasil. Son frutas y cáscaras de cítricos; preparados de productos hortícolas y de frutas, y preparacionesharinas. a base de cereales y

Participación mayor a 20,1% y menor a 50%: implica pocas posibilidades de aumento. Son 11 rubros, que representan 34,14% de las importaciones de origen argentino, pero sólo 11,3% de las importaciones totales de Brasil. Se trata de plásticos y sus manufacturas; aceites esenciales y de perfumería; pescados, crustáceos y moluscos; vehículos automotores, tractores y sus partes; caucho y sus manufacturas; carnes comestibles; pieles y sus manufacturas; tejidos especiales y tapicería; miel y huevos.

Participación menor a 20%: implica posibilidades de aumento. Son 41 rubros, que representan 15,8% del total de las importaciones de origen argentino. Cabe notar que estos 41 capítulos representan 38,3% de las importaciones totales de Brasil. «Aquí existe una serie de rubros en los cuales la Argentina cuenta, a priori, con ventajas comparativas estáticas y dinámicas que deberían otorgar condiciones para aumentos en los valores exportados y que podrían permitir sin mayor problema duplicar las exportaciones», sostiene la JSD Consultoría.

Claro que deberá analizarsesi existen condiciones de oferta suficientes para ello, lo cual justificaría nuevas inversiones en estos sectores.


Algunos de estos sectores deberían, además, verse beneficiados por las particularidades del crecimiento brasileño de 2006 -según el Ministro de Industria y Comercio de Brasil, Luiz Furlan, será mayor a 3,5%- que deberá estar fundamentado en el crecimiento de la demanda interna y en un real sobrevaluado, lo que amplía la ventana de oportunidad para el sector de los bienes de consumo no durables.

Dejá tu comentario