Por la suba de precios, el público sale a vender su oro

Economía

Las joyerías y casas de empeño están experimentando un incremento en la oferta de oro que reciben por parte del público. Esto se debe a que, desde que el metal inició una tendencia alcista hace tres meses, la gente busca desprenderse de sus joyas con el objetivo de beneficiarse de su alta cotización.

Según pudo averiguar este diario en una recorrida por la calle Libertad, históricamente cuando el precio del oro sube y éste empieza a figurar en los medios, la gente deja de comprar joyas y, por el contrario, sale a vender sus pertenencias. En la actualidad, las casas de empeño están ofreciendo entre $ 45 y $ 60 el gramo de oro de 14 kilates. Para el de 24 kilates, el monto percibido puede llegar incluso a $ 88.

La semana pasada el oro tocó su máximo de los últimos 28 años al llegar a u$s 735 la onza troy. Esto afecta los precios de las joyas, ya que este metal constituye entre 75% y 90% del valor de éstas.

Como explicó Juan Leiva, de la joyería que lleva su nombre, ante este incremento de oferta, lo que hacen es «desarmar la joya, fundirla y fabricar cosas nuevas». El objetivo es reducirla en tamaño para que sea más fácil de vender (las alhajas antiguas suelen ser más grandes y pesadas). En otras casas, además, mezclan distintos metales, por ejemplo, oro y plata. Entre las ventajas de esta combinación es que el precio final del producto se reduce de manera significante.

  • Valor

    En el Banco Ciudad, la principal entidad financiera que maneja este metal en el país, también empezaron a ajustar sus precios. En agosto de 2004, el metal estaba a $ 21 pesos el gramo de oro de 18 kilates y el viernes llegó a ofrecerse a más del doble de este valor: $ 48,64. En cuanto al de 24 kilates, la cotización fue de $ 69,49.

    Esto también tuvo efectos en diferentes áreas del banco. Por ejemplo, un cliente obtenía, en febrero, $ 38 por cada gramo de oro que presentaba como garantía para obtener un préstamo. Sin embargo, desde el 26 de setiembre, este monto fue elevado a $ 43.

    En la actualidad, la entidad financiera ofrece dos líneas de préstamos. El crédito pignoraticio (dejar en prenda alguna alhaja) es por un plazo variable dependiendo del bien dejado como garantía. Para las alhajas, es de hasta 150 días con posibilidad de dos renovaciones donde sólo se pagan los intereses.Obtener estos fondos tiene un costo financiero total de 28% anual.

    Por otro lado, el préstamo expresó un plazo de hasta 36 meses dependiendo de la base del monto de la operación y del tipo del bien. Esta forma de financiarse también tiene un costo financiero de 28%.

  • Beneficios

    Según Juan Antonio Vasallo, jefe del equipo de pignoraticio del Ciudad, «cuando se eleva el monto otorgado se suelen recibir más consultas; aunque el cambio es reciente, todavía no se ha experimentado un aumento considerable». Entre los beneficios que pueden llegar a tener los clientes se encuentra que automáticamente se cubre la deuda financiera. También puede suceder que la renovación del préstamo se realice casi sin desembolsar dinero.

    Sin embargo, en la entidad financiera, resaltan que en el sector subastas no ha experimentado un incremento en la oferta de artículos de oro para ser subastados. Esto se debe a que en la mayoría de los casos, el precio del metal pasa a segundo plano. En estos casos, el valor está más en la antigüedad, en el joyero que confeccionó la pieza o en la historia detrás de ésta.
  • Dejá tu comentario