¿Qué se debe pagar y qué no por el impuesto a la Renta Financiera?

Economía

El tributo que fue creado en 2017 pasó por diversas modificaciones. Cuál es el monto que habrá que abonar y que activos tributan y cuales están exentos.

El impuesto a la Renta Financiera aprobado en 2017 sufrió modificaciones con la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva ya que en algunos casos dejó de tributar y en otros se modificaron los porcentajes y también cambió el piso mínimo. Lo que necesitas saber está en esta nota.

¿Qué es la Renta Financiera?

La renta financiera es un gravamen que nació con la reforma tributaria llevada a cabo por el Congreso Nacional en 2017 y tenía como objetivo pagar un impuesto sobre los intereses ganados de distintas inversiones financieras: desde plazos fijos en pesos hasta activos financieros.

A lo largo de los años tuvo diversas modificaciones y el gobierno de Alberto Fernández le sumó exenciones. La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva terminó por aplicarle los últimos cambios al impuesto.

¿Cuánto es el impuesto a la Renta Financiera?

Dependiendo del caso había una alícuota que iba del 5 al 15 por ciento. Este año lo que exceda $123.862 pagará el nuevo tributo. Este número es para los intereses ganados en 2020 que es el de las deducciones especiales de Ganancias.

Renta Financiera: qué se debe pagar

Las inversiones en monedas locales como los plazos fijos hechos en pesos dejaron de estar alcanzadas. Los plazos fijos con cláusulas de actualización como los UVA o los que están en dólares abonarán con una escala progresiva cuando se excede el mínimo dispuesto por AFIP cada año.

Los que pagaron renta financiera en 2020 por sus ganancias de 2019 y que debían tributar por los saldos ganados por sus cajas de ahorro o cuentas corrientes en moneda nacional o extranjera quedaron exentos para este año.

También están exentos la venta de acciones locales o del exterior con cotización en el mercado local (incluso los cedears) los títulos públicos argentinos (con o sin cláusula de ajuste y en moneda local o extranjera ya sea venta o ganancias obtenidas por dividendos o intereses), los rendimientos de los Fondos Comunes de Inversión (pesos, dólares o con cláusula de ajuste) y todo tipo de obligaciones negociables en el país.

Los activos que todavía pagan renta financiera y que tributan el 15% son la compraventa de ADRs y títulos públicos extranjeros (salvo Brasil y Bolivia), la enajenación de obligaciones negociables en Argentina (en pesos o dólares sin oferta pública), Obligación Negociable en el exterior y monedas digitales.

Dentro de las que pagan el 7% son intereses o rendimiento de acciones en pesos con cotización y los intereses de ADRs en dólares y fondos fiduciarios.

También tributan según la escala de Ganancia, los rendimientos por operaciones en el exterior como cajas de ahorro en dólares, plazo fijo, dividendos de Cedears, tenencia de acciones, títulos públicos extranjeros, dividendos de Fondos Comunes de Inversión, intereses de obligaciones negociables, inversiones en opciones (puts o calls) y en cauciones bursátiles.

Dejá tu comentario