Gobierno paga hoy al FMI u$s345 millones, por última vez en 2021 con reservas

Economía

El Gobierno de Alberto Fernández cruzará hoy una barrera financiera psicológica: se ejecutará el último pago de compromisos con organismos financieros con dinero de las reservas. Hacia delante, el dinero que sea girado al exterior para cumplir pagos pactados, no implicará caída de dólares atesorados por el sector público.

Argentina pagará hoy el último vencimiento de intereses correspondiente al stand by firmado durante el gobierno de Mauricio Macri, con dinero que contablemente representa pérdida de reservas. Los u$s 345 millones que se depositarán hoy en las cuentas del Fondo Monetario Internacional (FMI), serán liquidados con dinero que ingresó en las arcas de la entidad que maneja Miguel Pesce; que mostró un superávit en julio aproximado a los u$s750 millones, pese a que en la última semana registró una salida importante de dinero para liquidar los pagos al Club de París y cumplir con compromisos con industriales que debían liquidar importaciones de capital.

El dinero que será pagado hoy al organismo que dirige Kristalina Georgieva, representan los últimos dólares con origen en las reservas del BCRA, que el país liquidará en compromisos a organismos financieros internacionales. Hacia delante, todos los pagos se realizarán (al menos hasta fin de año), con las divisas que llegarán en la segunda quincena de agosto desde el FMI, correspondiente a los Derechos Especiales de Giro (DEG).

Los aproximadamente u$s4.350 millones que llegarán desde el Fondo, serán utilizados contablemente para pagar el compromiso del 30 de septiembre por unos u$s1.800 millones correspondientes al desembolso de intereses del segundo semestre. En el caso que no haya acuerdo para el 30 de diciembre, ese día también se utilizarán fondos de los DEG para cancelar al organismo el segundo pago que falta para completar 2021, también por unos u$s1.800 millones.

Aunque es un tema blindado hasta las elecciones de noviembre, la intención ministerio de Economía de Martín Guzmán es cerrar las negociaciones antes de fin de año; al menos con la firma de una Carta de Intención que luego debería ser aprobada por el board del organismo y el Congreso argentino con la nueva disposición que arrojen las próximas elecciones legislativas.

Si esto sucediera, Argentina no debería utilizar los DEG para la liquidación de u$s1.800 millones de diciembre, con lo que ese dinero pasara a reforzar las reservas del BCRA. Si el país firma un acuerdo con el FMI, tampoco deberá pagar el vencimiento de marzo de 2022 por unos u$s4.030 millones; el primero de cuatro pagos de la deuda de capital por unos u$s44.500 millones del stand by firmado en 2018. Obviamente Argentina no dispone de ese dinero, ni con los DEG; con lo que para ese momento deberá tener terminadas las negociaciones con el FMI. Para completar el panorama, en marzo de 2022 también cierran el puente de tiempo con el Club de París, con lo que habrá que pagar los u$s2.100 millones que restan liquidar luego de los pagos ya comprometidos en la negociación cerrada en junio pasado.

Antes habrá que desembolsar unos u$s230 millones, correspondientes a la segunda liquidación por el puente cerrado con el organismo, y que tuvo su primera liquidación la semana pasada; cuando entre el lunes y el miércoles se cumplió la transferencia de unos u$s230 millones atomizadas en todos los países miembros del Club a los que el país les debe dinero.

Si bien el dinero es fungible, y un dólar de reservas es un dólar; en la contabilidad mental del oficialismo se respira un clima de tranquilidad y cierta fortaleza financiera; al saber que el dinero para cumplir con los pagos hasta fin de año serán descontados de los DEG. Y no de las reservas. Se entiende en el gabinete económico que el hecho de no perder dinero de los saldos comerciales positivos, es la necesaria bala guardada para que no haya ningún tipo de intento de corrida cambiaria desde los mercados, al menos hasta fin de año. Más teniendo en cuenta que la época del 2021 de amplia liquidación de divisas ya pasó.

Dejá tu comentario