Respaldo masivo de la cumbre del FMI al plan de acción del G7

Economía

Los 185 países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) respaldaron hoy "fuertemente" el plan de acción coordinada acordado el viernes en Washington por los siete países más industrializados del mundo (G7) para combatir la crisis.

"Este es un compromiso de la comunidad internacional", afirmó Youssef Boutros-Ghali, presidente del Comité de gobierno del FMI. El mundo está resuelto, insistió el egipcio, a "no escatimar ninguna herramienta" contra la crisis.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, aseguró que con el respaldo de los 185 miembros la coordinación planetaria está ya "sobre raíles".

Tanto Boutros-Ghali como Strauss-Kahn lanzaron un mensaje directo a los mercados financieros, que en las últimas semanas se desplomaron por todo el mundo. "Este es un compromiso muy fuerte, y espero que los mercados lo entiendan", afirmó el ex ministro francés de Finanzas.

"Esto debe ser un enorme elemento para restaurar la confianza de los mercados", afirmó el ministro egipcio de Economía, "y de los ciudadanos".

El G7, formado por Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania y Japón, definió el viernes unas líneas generales de actuación en las que se comprometen a "usar todas las herramientas a su disposición" y a "tomar todos los pasos necesarios" para evitar que la crisis se extienda, entre otras cosas garantizando la supervivencia de las instituciones financieras básicas de los países.

Varios de esos países ya tomaron de hecho medidas en ese sentido. Estados Unidos, por ejemplo, está implementando ya un plan de 700.000 millones de dólares para rescatar la economía. La principal herramienta es que el Estado comprará los valores "tóxicos", principalmente inmobiliarios, que están lastrando a los mercados.

Algunos analistas habían criticado que el G7 no adoptara medidas concretas. Strauss-Kahn y Boutros-Ghali aseguraron sin embargo que lo acordado es suficiente, porque cada país tomará después las medidas concretas. "Hay diferentes maneras", zanjó el asunto el francés.

Los miembros pidieron además al organismo multilateral que asista incluso con "sustanciosos recursos" a los países que lo soliciten. Strauss-Kahn reveló que ya varios países solicitaron ayuda y que los mecanismos para asistir a "un par" de ellos ya están en marcha, aunque rechazó revelar cuáles.

El principal problema que afecta a estos países en desarrollo en apuros es la repatriación del capital que las economías más avanzadas tenían invertido.

El Comité Financiero y Monetario Internacional (IMFC) ordenó además al FMI que analice la actual crisis y diseñe mecanismos para evitar que se repita. Strauss-Kahn deberá presentar un informe al respecto en la próxima reunión del IMFC, en abril de 2009.

La reunión del IMFC hoy en Washington fue "diferente", según reconoció Strauss-Kahn, que aunque sólo lleva un año en el cargo ya asistió a varias como ministro francés de Finanzas. Boutros-Ghali definió el ambiente como "resolutivo, de unidad y concentración".

El encuentro se extendió una hora y media más allá de lo previsto, y numerosos países aprovecharon para pasar factura a las economías avanzadas, donde se originó una crisis cuyos efectos se están notando en todo el mundo, y al propio FMI por las políticas que promulgó durante décadas.

La voz más clara en ese sentido fue la del ministro brasileño Guido Mantega. "El mundo entero mira con incredulidad" cómo se revelan "serias debilidades sistémicas y errores de política en lo que solían ser considerados como países modelo", afirmó. "El mismo FMI solía tomar los sistemas financieros de estos países como la base para diseñar las llamadas mejores prácticas", sentenció.

Dejá tu comentario