Se recuperó 84% el crédito hipotecario

Economía

En el primer semestre del año se observó un incremento de 84% en los nuevos créditos hipotecarios frente a igual período de 2005. De esta manera, los últimos datos del BCRA estiman un total de $ 1.683 millones correspondientes a estas financiaciones.

Un informe de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) analiza la evolución del segmento de préstamos hipotecarios y observa que, de mantenerse este ritmo de crecimiento, «cuando finalice el año los bancos habrán facilitado el acceso a la vivienda a más de 36.000 familias». Un poco en función de lo que sucedió en los 90. En ese contexto, destaca la entidad que los $ 1.683 millones otorgados equivalen al financiamiento de 60% de la compra de 18.300 departamentos de 50 m², considerando la valuación del m² en $ 1.000.

Las cifras aun así demuestran cómo se sigue recuperando el crédito y, en especial, los préstamos hipotecarios, uno de los instrumentos que estaba más deprimido y que fue muy afectado por la crisis. Un aspecto positivo que impulsa el crecimiento de este tipo de financiación son las tasas de interés, que durante los dos últimos años han sido menores a las que regían en los años de convertibilidad.

  • Inconvenientes

    Pero no todo es alentador para el futuro del crédito hipotecario. El mayor problema es que los bancos tienen que encontrar la forma de afrontar la escasez de fondos de largo plazo. «Un recurso indispensable para que el financiamiento bancario se convierta, tal como en otros países, en la base del acceso a la vivienda por parte de quienes hoy no disponen de ella.»

    Otro inconveniente es la erosión que provocó la crisis en los ingresos de la población y en su relación con el valor de los inmuebles. Por un lado, cae el poder adquisitivo y la inflación corroe el salario real y, por el otro, el precio del m² sigue en ascenso por una mayor demanda inversora y extranjera que deja fuera del mercado a la gente que busca obtener su primera o única casa. También pesan las regulaciones que se imponen y la mayor prudencia a la deuda que pueden contraer las familias. Todo esto exige que el aporte de fondos propios por parte de los compradores sea más significativo hoy que antes. Además, no hay que olvidar que 40% de la población quedó rezagada en la informalidad y no puede accedera este tipo de financiaciones.

    Entre los factores positivos se encuentra el impulso que le está dando a la construcción, que creció 17% en el primer semestre frente a igual período de 2005. «Es clave para que siga creciendo la oferta de viviendas ante el progresivo agotamiento de la disponibilidad de fondos propios por parte de constructores y compradores para sostener la construcción de nuevas unidades», concluye ABA. Cabe señalar que el informe no se ocupa en analizar la nueva propuesta del gobierno para ayudar a los inquilinos, que sufren los elevados precios de los alquileres, para que puedan acceder a un crédito hipotecario.
  • Dejá tu comentario