Suspenso hasta el viernes por un dato en EE.UU.

Economía

Como si los mercados, tan sensibles en estos momentos,necesitaran de más emociones,el dato clave que los puede sacar de esta espiral de caídas lo conocerán recién el viernes.

Ese día se sabrá cuál fue la inflación de mayo en Estados Unidos. Además se conocerán cifras de la producción industrial y uso de capacidad instalada. Una inflación menor que la esperada hará resucitar las Bolsas, los bonos y bajará la renta de los títulos del Tesoro norteamericano. Si el índice de suba de precios es más alto, las acciones y los bonos seguirán en baja. El destino de los títulos argentinos está atado a esta noticia. Hay que recordar que están en su momento más débil ante la falta de credibilidad en el INDEC, hoy a cargo de Alejandro Barrios. El viernes, algunos inversores aprovecharon los bajos precios de los bonos del canje para tomar posiciones especulativas.

La Bolsa de Nueva York también espera los datos del viernes para reponerse del traspié de la semana pasada cuando el Dow Jones bajó 1,78% y el NASDAQ, 1,54%.

Lo que es una bendición para el mundo, que las economías están sólidas, es una maldición para los inversores, porque hay peligro de inflación y pueden subir las tasas de interés. Por eso los inversores tomarán como mala noticia cada dato que les indique que las economías están más sólidas.

Los que mantienen la frialdad todavía creen que alguna baja de la tasa es posible y que a lo sumo lo que puede ocurrir en 2007 es que la Fed mantenga las tasas en 5,25%. El repunte en la rentabilidad del bono del Tesoro a 10 años coincide con una suba de la tasa de las hipotecas a 30 años, que están ahora en 6,65%, frente a 6,35% de mayo, lo que hace más vulnerable al sector de viviendas.

La clave es que la tasa de los bonos de 10 años ceda, porque es la de referencia para las empresas. Ese indicador les marca cuánto deben pagar cuando emiten obligaciones negociables y, a los inversores, cuánto deben ganar si invierten afuera de Estados Unidos. Por eso la suba de la renta de los títulos del Tesoro voltea a los bonos y acciones de países emergentes.

Una menor inflación es clave para que descienda esta tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años que alteró a todos los mercados del mundo al llegar a 5,11%. La tasa de estos bonos a principios de la semana estaba en 4,95%.

Dejá tu comentario