SW: empleados siguen sin saber futuro laboral

Economía

Los representantes gremiales de los 500 empleados afiliados a APA (personal administrativo y de tierra) que trabajaban para Southern Winds siguieron buscando en despachos oficiales unas garantías que parecen difíciles de obtener: que todos ellos serán absorbidos por la alianza entre CATA (del pesquero Ricardo Barbosa) y Safe Flights, del transportista Claudio Cirigliano (TBA, Grupo Plaza).

No tuvieron suerte: por segundo día consecutivo funcionarios del Ministerio de Trabajo les cancelaron la reunión programada para ayer, que -salvo nuevo cambio de opinión de la cartera laboralse hará hoy. Por eso, una asamblea celebrada anoche en el Aeroparque decidió seguir esperando antes de tomar medidas de fuerza hasta que se resuelva la negociación.

En tanto, fuentes cercanas a CATA/Safe admitieron que se está conversando con los trabajadores, pero agregaron que «la decisión final está en manos de Trabajo y de la Secretaría de Transporte». Estos dos organismos ya intervinieron en el traspaso de ex trabajadores de LAPA y de Dinar a LAN Argentina, previo paso por la nunca existente LAFSA. Pero a diferencia de lo sucedido con la chilena, el caso de SW parece ofrecer aristas mucho más complicadas para un salvataje oficial.

La aérea fundada por
Juan Maggio, que dejó de operar el 10 de diciembre pasado, tiene alrededor de 850 empleados; de esa cantidad, como se dice más arriba, unos 500 son afiliados a APA y desempeñan tareas administrativas o de despacho de vuelos en las terminales aéreas (personal de mostrador). Según cánones internacionales, hacen falta unos 100 trabajadores ( incluyendo pilotos, copilotos, auxiliares de a bordo, técnicos y personal de tierra) por cada avión jet -Boeing 737 o similares-. Sin embargo, CATA está autorizada a operar con aparatos de menor porte, y de hecho su flota actual está conformada por tres Fokker F- 27, de 44 plazas. Para ese tipo de aeronave, alcanza con 45 a 50 empleados por avión. La matemática es sencilla: aun cuando CATA/Safe Flight concretara su anunciado proyecto de duplicar su flota, les estarían «sobrando» unos 600 trabajadores, la mayor parte de ellos afiliada a APA.

En tanto, Ricardo Frecia -secretario general de la AAA (auxiliares de a bordo)- acusó a Ricardo Cirielli, su par en uso de licencia de APTA ( técnicos) y actual subsecretario de Transporte Aerocomercial, de haber «inventado» un sindicato paralelo. La carta, dirigida a Carlos Tomada, califica de «organización apéndice» de APTA a la Asociación de Tripulantes de Cabina de Empresas Aerocomerciales (ATCPEA), de reciente conformación. «Tales entidades se encuentran convocando a los tripulantes de cabina de la empresa Southern Winds SA con el objeto de ofrecerles la continuidad laboral en una empresa hasta ahora de escasa operación en el mercado y denominada CATA Línea Aérea SA, garantizando el pago de los sueldos adeudados, pero ello bajo la indicación de que renuncien a su empleo en Southern Winds y la obvia sugerencia de que se afilien a la entidad gremial, que se ofrece como gestora del supuesto beneficio», acusa Frecia. Como se ve, un complicado panorama para los ex empleados de SW.

Dejá tu comentario