Taiana cree que podría ser el fin del Mercosur

Economía

«Si Uruguay avanza con un acuerdo bilateral con los Estados Unidos, podría ser el final del Mercosur.» El canciller Jorge Taiana confirmó ante la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) el malhumor y la preocupación que provocaron en el gobierno argentino declaraciones de ministros uruguayos sobre una posible alianza comercial entre esos dos países.

Taiana
llegó 45 minutos tarde al almuerzo con los industriales porque venía de reunirse en la Cancillería con el vicecanciller estadounidense, Thomas Shannon. Curiosamente, a ninguno de sus anfitriones se le ocurrió preguntarle de qué habían hablado en ese importante encuentro. De todos modos, y como no podía ser de otra manera, el tema del ALCA fue uno de los que se tiraron sobre la mesa del Salón Petiriby de la sede de la UIA. Los empresarios, que no quieren que la Argentina adhiera a esa alianza comercial continental, escucharon con alivio que la posición oficial tampoco se ha modificado. Taiana eligió «tirar la pelota a la tribuna», al decir que «primero los Estados Unidos tienen que fijar su propia posición, porque los acuerdos bilaterales con otros países están encontrando fuerte oposición en el Capitolio, y el Congreso no los aprueba».

• Discursos

El menú -un clásico ya de los almuerzos de la UIAconsistió en jamón crudo con ensalada caprese, pollo con papas a la crema y heladocon frutas. Héctor Méndez, dueño de casa, abrió el encuentro de manera formal con un discurso protocolar y de bienvenida. Taiana respondió en términos similares, y después cada uno de los presentes pintó un panorama de su propio sector. Un breve repaso de los interrogantes centrales de la charla, y de las respuestas del canciller:

• Brasil: los brasileños han aceptado que la Argentina debe tener una política industrial y no limitarse a ser un país exportador de alimentos. La gestión por la Cláusula de Adaptación Compensatoria, para evitar los desequilibrios comerciales entre ambos socios del Mercosur, está bien encaminada. De todos modos, ése es un resorte del Ministerio de Economía y no del de Relaciones Exteriores.

• Uruguay:
la hipotética firma de un acuerdo bilateral con los Estados Unidos debilitaría el Mercosur hasta poner en peligro su propia existencia. Sobre todo porque no está permitido en los estatutos del pacto regional.

• ALCA:
los Estados Unidos no parecen demasiadointeresados ahora en impulsarlo. No creo que Brasil avance en un acuerdo bilateral con los Estados Unidos, a pesar de las reuniones de George W. Bush con Luiz Inácio Lula da Silva y gestiones paralelas.

• Misiones al exterior y acciones promocionales para exportaciones:
en 2006 se harán seis misiones multisectoriales en las que se invitará a participar a la UIA. Está previsto que las empresas argentinas participen en el exterior en 197 ferias, rondas de negocios y similares. Se deben aprovechar todas las oportunidades que se abran para concretar exportaciones con mayor valor agregado.

• Ronda de Hong Kong de la OMC
(Organización Mundial del Comercio): el gobierno y la UIA comparten una misma posición: tratar de lograr el levantamiento de los aranceles al agro.

Lo llamativo es que, además de la charla con
Shannon, tampoco se habló del tema de las papeleras en Uruguay, un tema que viene causando una enorme fricción con el vecino país y que hoy parece un factor de riesgo para el Mercosur al menos tan grande como un hipotético acuerdo con los EE.UU.

De los empresarios,
Luis Betnaza (Techint) recordó su paso por México, que coincidió con la firma del NAFTA; dijo que ese país «dejó pasar la oportunidad de exportar con más valor agregado y después perdió su mayor competitividad ante China. No hagamos lo mismo nosotros».

No fue el único que habló de los mexicanos: Alberto Alvarez Gaiani ( alimentarias) advirtió contra las restricciones que está poniendo México a las exportaciones de ese sector provenientes de la Argentina. «Hace un año se firmó un acuerdo para exportar aceite, pero hasta ahora no hemos logrado vender ni un litro», dijo. Y le entregó una carpeta al canciller en la que -entre otros datosse consigna que del total de alimentos que importa México, sólo 2% proviene de la Argentina.

A su turno, Cristiano Rattazzi (Fiat) reiteró su conocida posición de que «el Mercosur es cabotaje; tenemos que ser capaces de venderle autos argentinos a Europa», y José Ignacio de Mendiguren ( indumentaria) llamó a « mantener la competitividad tan arduamente conseguida». Entre quienes los escucharon se contaban el secretario de Comercio Internacional, Alfredo Chiaradía, y los subsecretarios Luis María Kreckler (Comercio Internacional) y Eduardo Sigal (Integración Americana y Mercosur). Del lado empresarial se sentaron -entre otros-Juan Carlos Sacco (gráficos), Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Jorge Sorabilla (textiles), Oscar Vignart (Dow Chemical), Daniel Funes de Rioja ( asesor laboral) y Luis González Esteves (director ejecutivo). Dado que un enjambre de cronistas se autoconvocó a las puertas del edificio de la Avenida de Mayo, la mayoría de ellos (funcionarios y empresarios) optó por retirarse por las cocheras.

Dejá tu comentario