Rapetti: “Si se hace el ajuste del tipo de cambio y de las tarifas, el salario va a ir por debajo en 2022”

Economía

El director de la consultora Equilibra, investigador del Conicet y profesor de macroeconomía de la UBA, consideró que es necesario acordar con el FMI, pero que debe evitarse un ajuste del gasto social.

Periodista: La actividad económica se encamina a recuperar la caída de 2020: ¿Es rebote o crecimiento?

Martín Rapetti: Esto tiene más de rebote que de crecimiento. La recuperación está siendo muy vigorosa, ya estamos en el nivel prepandémico. Pero no creo que puedas seguir a este ritmo. La recuperación si sigue será suave, tenemos previsiones de estanflación para 2022 por contracción del salario real. Porque el acuerdo con el FMI va a implicar que el Gobierno tiene correcciones macro que hacer, que van a imprimir un sesgo contractivo a la demanda y acelerar la inflación. La corrección de precios relativos abarca a los servicios públicos de energía, el transporte, la nafta y el tipo de cambio. Veremos si no hay otros factores que puedan compensar eso, habrá que ver la dinámica de ese ajuste.

P: Hay sectores que plantean no acordar con el FMI para evitar estos pedidos. ¿Qué pasaría?

M.R.: Es muy difícil ir por esa vía. Se exacerbaría la incertidumbre, eso daría más brecha cambiaria, más demanda especulativa de importaciones, menos reservas para el Banco Central, y la posibilidad de que haya una corrección cambiaria fuerte. Podrías pensar en patearlo, pero es un desierto larguísimo y no tenés nafta para eso.

P: Al pedido de reducción del déficit, el Gobierno plantea hacerlo con crecimiento. ¿Se puede?

M.R: El FMI quiere que bajes el déficit para que empieces a acumular dólares para cuando le tengas que pagar, en 5 años. Tener más dólares le permite a la economía tener más horizontes, desatornillas operaciones trabadas por el cepo y poder endeudarte afuera, para que el financiamiento no recaiga en emisión monetaria, y no sea un combustible que atente contra la inestabilidad del mercado cambiario. Puede ser que acuerdes y haya margen para algún fondo fresco.

P: ¿Y para lograr ese acuerdo hay que hacer un ajuste?

M.R: Una cosa útil es no tanto mostrar resultados de ajuste inmediato, sino mostrar un horizonte de ajuste, un plan donde diga la trayectoria fiscal. Ese anuncio puede generar confianza a los que están valuando la sostenibilidad fiscal. Lo que sí, es más creíble si quien lo anuncia está emparentado con ese discurso y toma alguna acción concreta.

P: ¿Cuál podría ser esa acción concreta?

M.R: Sin dudas hacer algo con las tarifas de los servicios públicos. Es el gasto más superfluo del sector público hoy. Son pocos los que creen que tenés que ajustar ayuda social por el nivel de pobreza que hay, no solo es insensible, sino que vas a tener un caos social. Como dice Martín Guzmán, los subsidios son un gasto pro-rico y ambientalmente insustentable, estas fomentando el uso de un recurso que genera contaminación. Ahí va a haber una reducción de gasto, y después también van a bajar todos los gastos vinculados al covid, cerca de 1 punto podes conseguir bajar el déficit.

P: ¿Con la segmentación va a alcanzar?

M.R.: Si mirás los números agregados ves que no va a alcanzar solo con aumentarle al 10% del decil más alto y al resto subsidiar, va a tener que ser más masivo, el laburante también va a tener que cargar con el costo de esa suba.

P: ¿Para el dólar oficial también te imaginás correcciones, o te parece que hoy es competitivo?

M.R: El dólar oficial está en un valor real que equivale al promedio histórico de la serie, significa que estás bien, hoy no tenés un atraso. Seguramente haya una corrección, el debate es cuándo y cómo, pero no podés llevar el dólar oficial a 1% mensual con una inflación al 3-4%. El blue de $200 equivale al valor del tipo de cambio real de la salida de la convertibilidad que es híper alto. Lo que ocurre es cuando estás en una situación larga de crisis el tipo de cambio que necesitás para salir es un poco más alto que el de equilibrio para darle una zanahoria a los sectores transables. Una suba no muy grande del tipo de cambio real se va a necesitar. No de manera fuerte porque va a tener costos sociales. En torno al 10% es razonable para el corto plazo. 10 puntos por arriba del nivel actual estas en un muy buen nivel. También podría servir como típica solución para licuar deuda de los pasivos del Banco Central. Lo que sí, un crawling peg más activo se paga con una tasa de interés más alta.

P: Todas las correcciones macro que mencionas podrían acelerar la inflación, ¿cuánto impactan los acuerdos de precios?

M.R: Las políticas de precios cuidados son un analgésico en una enfermedad terminal. No significa que en un plan integral de desinflación sean un elemento que ayuden. Yo fui crítico del programa desinflacionario del gobierno anterior, porque es muy difícil desacelerar la inflación mientras tenes que corregir precios atrasado. La inflación internacional de commodities también juega su papel. Si querés compensar tenés que caer duro sobre otro precio, pero no es 2022 donde vas a poder mostrar grandes resultados.

P: Los salarios registrados podrían llegar a crecer por primera vez en 4 años. ¿Y en 2022?

M.R.: Si se hace el ajuste del tipo de cambio y de las tarifas, el salario va a ir por debajo, puede que haya una reacción salarial, y que no termines corrigiendo los precios relativos. El dilema del año que viene es a qué nominalidad nos vamos a mover.

Dejá tu comentario