"Tomé los dichos de Macri de modo intimidatorio"

Economía

El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, aseguró que recibió la promesa de Mauricio Macri de echarlo del cargo con "presión popular" en caso de ganar las elecciones de octubre como una "intimidación" y reiteró que los planes económicos del candidato de Cambiemos apuntan a una "gran devaluación".

"Tomé esa parte con un tono intimidatorio, habría qué ver que significa presión popular (para que deje el cargo). Más allá de lo personal, hay dos cosas muy preocupantes, que son buenas desde el punto de vista de clarificar el verdadero pensamiento de cada uno y puede ser positivo que se transparente el pensamiento del candidato Macri. En primer lugar es la falta de respeto institucional al Banco Central, cuando muchos candidatos hablan de republicanismo, la división de poderes y el respeto a la institucionalidad y quedó claro: 'No me gusta cómo piensa tal presidente del Banco Central y lo cambio'", relató en diálogo con radio Del plata.

Vanoli recordó que Néstor Kirchner heredó a Alfonso Prat Gay y Cristina de Kirchner a Martín Redrado y que al inicio de esos mandatos no fueron removidos. "En segundo lugar fue tan grave decir que al dólar lo va a fijar el mercado, lo que refleja que no cree lo que pasa en todo el mundo, que el Estado administra la flotación del tipo de cambio. La flotación libre no existe en ninguna parte del mundo con monedas relevantes. Si al tipo de cambio no lo fija el Estado, no se interviene y el 10 de diciembre saca las regulaciones cambiarias, lo que dice es que va a ocurrir una gran devaluación".

"Hay que mirar el comunicado del G20 que admite la necesidad, en este mundo de crisis, de regular el mercado cambiario, y que es un instrumento legítimo que tienen los bancos centrales par acotar la volatilidad financiera y combatir los capitales especulativos",
puntualizó Vanoli.

En ese marco, puso en duda el cumplimiento de la promesa de levantar el "cepo cambiario" el 11 de diciembre. "Un nuevo gobierno genera expectativas y hay que darle un período de gracia", destacó, pero aclaró que "cumplir esa promesa implica tener una capacidad y cantidad de divisas para afrontar toda la demanda si se liberan todos los controles".

"Si se deja que cualquier empresa pueda comprar u$s 200 millones por mes y se liberan todas las importaciones, implica tener una cantidad de reservas muy superior a las que hay. Hay que tener cuidado porque hemos vivido en la época de Martínez de Hoz la liberación del mercado financiero y así nos fue. En cualquier caso si se hiciera, primero debería tener un colchón de reservas, acumular y seguro se debe iniciar un proceso de endeudamiento. Decir que empieza el 10 de diciembre es una mentira, cuando todos los países están tomandos medidas para cuidar el frente interno", consideró.

En otro orden, el titular de la entidad monetaria defendió el sistema de acumulación y medición de divisas. "Las reservas son las que muestra día a día el Banco Central. Nadie puede discutir la cantidad de reservas, hay auditorías internas, externas y de la AGN", indicó, recalcó que desde octubre último aumentaron 21%.

"No se puede estar generando incertidumbre todo el tiempo en la gente. No se puede estar todo el día bombardeando. Todo esto forma parte de un electoralismo barato que orquesta la oposición. Las reservas se contabilizan según parámetros internacionales", agregó.

El funcionario remarcó que los vaticinios de analistas y economistas que indican un futuro estrepitoso para el país tienen intereses sectoriales. "Esta campaña salvaje trata de generar presión para que quienes ganen las elecciones generen políticas que le gustan al círculo rojo", expresó.

Dejá tu comentario