2 de noviembre 2007 - 00:00

Trepada récord del preocupante déficit argentino frente a Brasil: 4.000 millones

El fracaso del dólar alto queda claramente al descubierto con los datos del intercambio comercial con Brasil. Ayer se informó que la Argentina mostró un déficit de 575 millones en octubre y cerrará el año con un histórico rojo de u$s 4.000 millones. La realidad es que el país, pese a los bajos salarios que deja el dólar alto, es bastante menos competitivo que Brasil. El problema no es sólo con el país vecino, sino con casi todo el planeta. No es casualidad que la Argentina en un año haya caído 16 lugares -al puesto 85- en el ranking mundial de competitividad. Otra realidad es que a Brasil le sobran dólares, lo deja caer, y compra empresas argentinas a precios de ocasión. Así, la Argentina pierde de local y visitante. Hasta en los vestuarios con su clásico rival. Tampoco es casualidad que haya sido designado para organizar de nuevo el Mundial de fútbol en 2014. Pero, como decía el eslogan de campaña oficial, el cambio recién comienza. En 2008 Brasil accederá a la selecta calificación de "investment grade", obtendrá crédito externo a muy baja tasa, y la invasión y compras de empresas será aún mayor. Pensar que la Argentina progresista se burlaba de Lula cuando, apenas asumido, acordaba con el Fondo Monetario.

Trepada récord del preocupante déficit argentino frente a Brasil: 4.000 millones
En octubre, la balanza comercial con Brasil registró un déficit de u$s 575 millones, y es 166% mayor que el de un año atrás. Resta un bimestre y el rojo de 2007 ya alcanza los u$s 3.532 millones, de modo que pese al « superreal» en Brasil y al dólar alto en la Argentina, el desequilibrio este año será récord y se ubicará por encima de los u$s 4.000 millones.

El resultado del mes pasado se explica fundamentalmente por el significativo incremento de las exportaciones brasileñas, que sumaron u$s 1.470 millones (crecieron casi 40% interanual), mientras las ventas externas argentinas a Brasil apenas aumentaron 6,5% frente a octubre de 2006, a u$s 895 millones.

El menú de compras de productos brasileños sigue siendo el tradicional: automóviles, autopartes, gasolina, aceites combustibles, motores para vehículos, calzados, bombas y compresores, motores y generadores eléctricos, vehículos de carga, aparatos transmisores y receptores (celulares), tractores, neumáticos, plásticos y mineral de hierro.

A cambio, la Argentina le vende trigo, combustibles y autos.

Para Brasil, la importancia del mercado argentino se traduce en que es el segundo principal destino de sus exportaciones luego del estadounidense y por sobre el de China.

  • Justificación

    Años atrás justificaban el déficit en el hecho de que la Argentina crecía a tasas chinas y la economía brasileña no lograba despegar. Así, Brasil abastecía de insumos y equipos la creciente demanda argentina. Ahora ambas economías crecen a buen ritmo y ello se refleja en el fuerte aumento de sus importaciones totales. Sin embargo, lejos de haberse equilibrado el comercio entre los dos países, el saldo favorable a Brasil se ha ampliado.

    O sea, para los exportadores argentinos se presenta el mejor escenario para conquistar el mercado del vecino país: la Argentina tiene un tipo de cambio muy competitivo con Brasil (1 peso equivale a 0,55 de real) y la demanda interna brasileña, satisfecha con la oferta importada, crece a un ritmo de 30% interanual.

    Sin embargo, la relación comercial sigue siendo un dolor de cabeza para el gobierno de Néstor Kirchner. Ni los acuerdos de cupos que limitan las importaciones desde Brasil compensaron la avalancha sobre el mercado argentino.

    Al analizar el ranking de proveedores brasileño, está claro que la Argentina ha dejadoun espacio vacío. O bien no lo supo ocupar (cubriendo la demanda excedente) o la oferta exportable no coincide con la demanda interna brasileña.

    Un reciente informe de la Unión Industrial Argentina destaca que las importaciones argentinasdesde Brasil explican más de 33% de las compras externas totales, mientras en el caso brasileño, las compras a la Argentina representan sólo 9% del total importado del resto del mundo. Estos son otros datos que surgen de dicho informe. . Las importaciones de tecnología intermedia provenientes de Brasil concentran 39% del total importado por la Argentina, mientras para los productos primarios este valor asciende a 37%. El rubro de menor peso es el de manufacturas de alta complejidad tecnológica, ya que explica 16% de las compras argentinas.

  • Las exportaciones argentinas a Brasil se concentran en manufacturas de tecnología intermedia, con 39%, mientras los productos primarios mantienen su concentración en 25%. Por su parte, las importaciones argentinas desde Brasil están concentradas en manufacturas de tecnología intermedia con 53%.   

  • La balanza es deficitaria en todos los rubros, a excepción de los productos primarios, que suman un superávit de u$s 1.240 millones en los primeros tres trimestres del año. El déficit en manufacturas (tecnología baja, intermedia y alta) asciende a u$s 3.750 millones en dicho período.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar