UE y FMI definen detalles del salvataje a Irlanda

Economía

Mañana arribarán autoridades de la Unión Europea y el FMI para comenzar a definir las medidas inmediatas para ayudar a la alicaída economía de Irlanda, un proceso que podría conducir a un rescate financiero que hasta el momento Dublín se ha negado a pedir. El primer ministro irlandés, Brian Cowen, enfatizó que la misión analizaría qué tipo de asistencia podría necesitar su país, aunque rechazó nuevamente que el Gobierno esté negociando un rescate. Fuentes de la UE estimaron que los irlandeses necesitarían una ayuda por entre 45.000 y 90.000 millones de euros.

"En lo que queremos concentrarnos ahora, durante los próximos días, es en sentarnos y ver qué tipo de asistencia se puede dar para asegurarnos de que estos asuntos puedan ser manejados adecuada y apropiadamente bajo las circunstancias actuales", dijo Cowen al Parlamento. "El Gobierno no se ha cuestionado (...) una negociación de un rescate", dijo, añadiendo que consideraba peyorativo el término "rescate".

El ministro de Finanzas irlandés, Brian Lenihan, aseguró que sus colegas de la zona euro habían elogiado su estrategia para reducir el presupuesto a cuatro años en 15.000 millones de euros, que espera poder dar a conocer la próxima semana, sugiriendo que no ve necesario nuevos ajustes fiscales. Pero admitió que el sector bancario necesita más ayuda. "Nuestra política presupuestaria tiene toda la confianza entre nuestros colegas europeos. Pero en relación a la banca, las medidas tomadas hasta la fecha requieren una ayuda adicional", afirmó.

En una señal de que los mercados financieros no se vieron sorprendidos por la decisión de Dublín de rechazar la ayuda por el momento, la prima que demandan los inversionistas para optar por la deuda de Irlanda en lugar de comprar bonos alemanes se elevó a cerca de su récord en 595 puntos básicos. El costo de asegurar la deuda del país contra una potencial cesación de pagos trepó con fuerza en 25 puntos básicos, llevando a los CDS a cinco años a 545 puntos básicos, un fenómeno que se reprodujo en Portugal y España, dando indicios del temido contagio de los problemas en la región.


  • Gran Bretaña se sumaría al rescate


  • Aunque Irlanda no ha realizado ninguna solicitud para un rescate inmediato de la UE, resistiéndose a la presión de que siga los pasos de Grecia, muchos economistas creen que un rescate estatal sigue siendo probable, aún cuando este cuenta con financiamiento hasta mediados del 2011. "Hay una sensación de que algún tipo de rescate será inevitable", dijo Alan McQuaid, economista jefe de Bloxham Stockbrokers. "¿Por qué van a Dublín si no van a dar un rescate?", agregó.

    Fuentes de la UE han dicho a Reuters que Irlanda podría necesitar ayuda por entre 45.000 y 90.000 millones de euros, dependiendo de si necesita ayuda solo para sus bancos o también para su deuda pública. Además gente cercana a las negociaciones dijeron que había un principio de acuerdo para destinar ayuda a Irlanda cuando la misión conjunta complete sus consultas -quizás en días-, y que la asistencia no sería sólo un programa para los bancos.

    La ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, declaró que la misión que examinará a los bancos irlandeses debiera ser vista en un contexto más amplio, no sólo como un plan para asistir a los bancos. Es mucho lo que está en juego, aunque otros funcionarios europeos desestimaron una sugerencia del presidente de la Comisión Europea, Herman Van Rompuy, de que el futuro de la UE podría estar en juego.

    Gran Bretaña, cuyos bancos cuentan con deuda irlandesa por cerca de 150.000 millones de dólares, dijo que estaba lista para ayudar a su vecino, aunque aún no está claro qué medidas podría tomar. "Irlanda es nuestro vecino más cercano y está dentro de los intereses de Gran Bretaña que la economía irlandesa sea exitosa y tengamos un sistema bancario estable", dijo el ministro de Finanzas británico, George Osborne.
  • Dejá tu comentario