Ganadores y perdedores ante los anuncios de Moderna y Pfizer

Economía

Festejan los mercados que vislumbran la cercanía de la normalidad. Sin embargo, no todos celebran los avances de las vacunas.

El anuncio de la farmacéutica Pfizer y ahora el de la firma de biotecnología Moderna lograron inyectar una gran dosis de esperanza a los inversores por los altos niveles de efectividad de sus vacunas para el covid-19. Ayer los mercados volvieron a reaccionar bajo la lógica de la pandemia y en la apertura hubo un rally generalizado de papeles vinculados con empresas de viajes y hotelería destacándose Carnival, Norwegian Cruise Lines, Hawaiian Airlines y United Airlines y relegando a las acciones de Clorox, Domino’s Pizza y Amazon.com.

Los resultados anunciados por Moderna y Pfizer implican un cambio en el panorama inversor, por lo menos en el corto plazo. De ahí la reacción de las principales bolsas del mundo. La alta tasa de eficacia es una gran noticia para los grupos de alto riesgo pero también para los inversores que vislumbran una vuelta a la normalidad y por eso bancos como Goldman ya ajustaron su pronóstico de suba de Wall Street un 20% para 2021. Para los analistas de fondos de biotecnología los resultados son un gran respaldo a la tecnología de la vacuna de ARN mensajero (ARNm) de ambas compañías ya que son similares en términos de cómo la vacuna desencadena anticuerpos neutralizantes. Ahora bien, quiénes son los principales ganadores y perdedores de los últimos anuncios.

Los resultados anunciados indican que es conveniente seguir posicionado en valores cíclicos y de los llamados “espacios públicos”. Es que las apuestas a la recuperación, fomentada por los bancos centrales y los estímulos fiscales se vislumbra y estos papeles más sensibles al ciclo económico obtienen buenos resultados en este entorno, y también cuando las economías pasan de recesiones a un rápido crecimiento. ¿Cuáles serían algunos papeles de este grupo? Por ejemplo Churchill Downs, Royal Caribbean Cruises, Carnival, Planet Fitness, Lowe’s, Home Depot, Howard Hughes y Cedar Fair. Pero también siguen gustando las aerolíneas y los bancos, a pesar de la fortaleza de estos sectores en la actualidad. Si bien aún hay una legión de escépticos que permanecen al margen del mercado, una vacuna para fin de año cambiaría las reglas del juego para el sentimiento de los inversores.

Los resultados de Pfizer y Moderna son potencialmente malas noticias para varias empresas biofarmacéuticas que pasarían a ser los subcampeones de esta maratón como AstraZeneca, Johnson & Johnson, Inovio Pharmaceuticals, Novavax y Sorrento Therapeutics. Esto no implica que sean malas compañías sino que en la vacuna para el coronavirus serán irrelevantes en el futuro mediato. Salvo que obtengan niveles de eficacia similares.

Las acciones de trabajo desde el hogar (home office), el oro y los bonos seguirán sufriendo. Porque la presión sobre las empresas que se benefician del home office podría continuar a medida que los inversores roten hacia áreas económicamente sensibles como viajes, finanzas y petroleras. Mientras que parte del atractivo del oro, y la razón de su fenomenal fortaleza este año, son sus características defensivas. En la medida que los inversores vayan pasando al modo riesgo, las jugadas defensivas son menos interesantes. Esto afectaría la demanda de oro y provocaría ventas. Por otra parte, no debería sorprender la reciente suba de los rendimientos de los bonos ya que los resultados de la vacuna apuntan a una economía más fuerte y una posible inflación en el futuro. Esta debilidad de los bonos es solo el comienzo de lo que se desarrollaría durante los próximos meses.

J.H.

Dejá tu comentario