10 de abril 2002 - 00:00

Ven "una buena señal" en negociación con el FMI

La voluntad de entendimiento que parecen mostrar el gobierno de Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para alcanzar un acuerdo en las negociaciones que están llevando adelante en Buenos Aires fue valorado este miércoles como "un signo positivo" por analistas de los principales bancos comerciales de Alemania.

"Es una buena señal" y "lo que es muy bueno también es que hay propuestas concretas del Fondo, sobre todo en el delicado tema de la reforma del sistema bancario" , afirmó la economista María Laura Lanzeni, del Deutsche Bank Research, con sede en Francfort del Meno.

El FMI estaría dispuesto a cubrir los vencimientos de Argentina este fin de mes por 9.000 millones de dólares y además entregarle 2.000 millones más como primera ayuda crediticia para comenzar a avanzar en la superación de la aguda crisis económica que la afecta desde hace cuatro meses.

Según los expertos, el punto crítico para lograr éxito en las negociaciones seguirá siendo el futuro comportamiento de las provincias argentinas, "si están dispuestas a hacer ahorros", señalaron.

Un eventual fracaso de la misión del FMI enbabezada por el economista indio Anoop Singh "sería un asunto muy problemático, porque siguen en aumento las tensiones sociales" y habría "serios riesgos de un estallido hiperinflacionario", indicó Oliver Stoenner, analista del Commerzbank.

Los bancos alemanes han tomado nota del "cambio de tono" en las declaraciones de ambas partes, tanto de parte del gobierno del presidente Eduardo Duhalde como del Fondo Monetario, y consideran que sería "un éxito" si al menos se descongelaran los fondos que esperan desde diciembre pasado para que ser utilizados por el país sudamericano.

Los principales bancos comerciales alemanes pronostican una caída del producto bruto interno (PIB) de Argentina de entre 8 y 12% para este año y un crecimiento del 2,0% para 2003, "siempre y cuando no se agrave aún más la crisis".

La inflación se estima, como pronóstico optimista, que alcanzará en 2002 entre 30 y 50%, y la cotización del dolar superará cómodamente la barrera de los 3 pesos.

En caso de no producirse un acuerdo con el FMI, Argentina podría verse inmersa en un proceso hiperinflacionario como el de finales de la década de 1980, ya que el abismo entre los ingresos y los egresos del Estado es tan creciente que para cubrirlo el Banco Central debería emitir mucho más de los 3.500 millones de pesos que tiene previstos como meta para este año.

Si la recesión se acelerara, Argentina necesitaría mucho más circulante aún. Por ahora sus autoridades "se inclinan por estabilizar las expectativas para que los precios no se vean aumentados desde un principio. Si dijeran que van a emitir más, los precios aumentaría desde ahora precipitando la hiperinflación", comentó Stoenner.

La propuesta concreta del Fondo para reformar el sistema bancario argentino establece básicamente dejar en libertad a esas instituciones crediticias para que operen con las fuerzas del mercado. La idea es desarmar el "corralito" y que los bancos que estén en mejores condiciones de hacerlo entreguen bonos a los depositantes comprometiéndose a devolverle sus dineros.

Por otra parte, se establecería un control mucho más severo sobre los bancos públicos, cuyos déficit y calidades de cartera son la mayor fuente de desequilibrios del sector bancario argentino, coinciden los analistas.

La iniciativa, valorada como "muy audaz", por los bancos alemanes, "habrá que ver cómo la digieren los políticos argentinos", señaló Lanzeni. "En realidad es una propuesta estándar como la que se ha implementado ya en otros países emergentes", como es el caso de México, por ejemplo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar