Ventajas de no tener inflación: en Chile se ajustan salarios cada 3 años. En Argentina, con Tomada, cada 6 meses

Economía

Michelle Bachelet cerró un acuerdo con los estatales hasta 2010 y que contempla un incremento anual de 2,9% en los salarios.Además, incentiva el retiro de 4.000 funcionarios en una profunda reforma del Estado. Aquí el ministro de "Trabajo en Negro" (ese debería ser el nombre real de la repartición), Carlos Tomada, debe sentarse semestralmente con los gremios. Para tener en cuenta, especialmente aquellos que sostienen que la competitividad de un país es tener un dólar alto.

Santiago (Reuters) - El gobierno chileno y los empleados públicos suscribieron ayer un acuerdo que fija un aumento en sus salarios de 2,9% anual durante el período 2007-2010. En el convenio suben también los incentivos ligados al desempeño colectivo e institucional, tendientes a mejorar la calidad de los servicios públicos.

Para ello, 57% del incrementova destinado al componente variable de las remuneraciones y 43% al componente fijo.

Además el gobierno otorga por única vez un bono de término de negociación equivalente a unos u$s 230 para los sueldos de hasta u$s 1.100 y de u$s 180 para los que superen ese ingreso hasta un tope de u$s 3.450.

Por otra parte, y dando prioridad a la Reforma del Estado, se acordó un plan especial de retiro que incentivará la salida de más de 4.000 funcionarios que cumplan la edad de jubilación entre junio 2006 y junio 2010, y que renuncien a su cargo.

  • Relación

    Frente a las demandas salariales de los empleados públicos de la Argentina el acuerdo al que arribó el gobierno de Michelle Bachelet da la impresión de ser ridículo. Pero guarda relación con la evolución de la inflación en el país vecino dado que desde 1995 se ubica en un dígito y con tendencia descendente llegando en la actualidad a 3,4% anual. El menor registro de los últimos años fue en 2004 con 1,1% y el mayor en 2000 con 3,8%. De modo que la férrea política fiscal en pos del superávit ha redituado buenos frutos y por eso los reclamos salariales se encuadran dentro de las posibilidades de la economía chilena y de las metas inflacionarias.

    En cambio, de este lado de la Cordillera, los sindicatos estatales, amparados en los reclamos de los gremios privados, exigen en las próximas paritarias reajustes por encima de 20%.

  • Prudencia

    Cabe recordar que la inflación de 2006 fue 9,8% y para este año el gobierno proyecta un alza apenas por sobre 11%.

    «Todas las políticas de gasto en Chile se enmarcan dentro de nuestra norma general que es la de un incremento prudente en el gasto con una regla de balance estructural», dijo el ministro de Hacienda, Andrés Velasco. «Por supuesto, los gastos comprometidos en este acuerdo no son la excepción a la regla», añadió Velasco a periodistas.

    Chile tiene como regla un superávit fiscal de 1% del Producto Bruto Interno (PBI) en períodos móviles de cinco años, con la idea de ahorrar recursos en los tiempos de vacas gordas para poder gastar en los de vacas flacas. El año pasado, Chile tuvo un superávit fiscal récord de 7,9% del PBI, beneficiado por los altos precios del cobre, principal producto de exportación del país.

    El acuerdo sobre salarios fue suscrito por el gobierno y la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANFP) y se materializará en un proyecto de ley que se enviará en marzo al Congreso.
  • Dejá tu comentario