Abrieron comercios de avenidas porteñas con 30% de facturación

Edición Impresa Libre

Hubo mucho público. Pese a la apertura, varios locales cerraron definitivamente. Las más afectadas fueron las galerías.

Pasaron largos meses cerrados y finalmente ayer, los negocios considerados no esenciales de las principales avenidas porteñas abrieron nuevamente al público bajo estrictos protocolos de higiene.

Si bien para las avenidas Cabildo y Santa Fe fue un respiro esta apertura, otras como Corrientes agonizan sin público. En el tramo de Cabildo entre Olazábal y Virrey del Pino reabrieron unos 250 negocios, mientras que 84 cerraron definitivamente. En tanto, en las 8 galerías de la zona, volvieron a abrir 550 locales y 90 cerraron para siempre. Durante todo el día muchísima gente se desplazó por allí como un torbellino sediento de compras.

“Hasta el mediodía, las ventas eran bajas, entre 3 y 5 por local. Pero a la tarde, las 3 boutiques de damas con las que hablé trabajaron bien con ventas de entre 8 y 10 prendas por locales y varias personas entraron a consultar. En una reconocida tapicería de Cabildo y José Hernández, atendieron a unas 15 personas e hicieron 4 ventas”, aseguró Osvaldo Distéfano, del Centro Comerciantes de Belgrano. “Si bien están con cierto entusiasmo por la reapertura, muchos comerciantes están golpeados económicamente y con una gran incertidumbre respecto a qué nivel de facturación tendrán en estos próximos 10 a 15 días”, agregó. Al igual que en esta gran avenida, en la zona de Acoyte y Rivadavia, en el barrio de Caballito, también hubo un gran desplazamiento de gente durante todo el día.

En tanto, la avenida Santa Fe tuvo su apertura en los tramos comprendidos entre Cerrito y Salguero y entre Gurruchaga y Juan B. Justo. “ El movimiento estuvo en niveles del 30% previo a la pandemia y cerraron definitivamente unos 80 locales. El movimiento de caja acompañó a la cantidad de público. Hablamos con unos 10 locales referentes, cuyo volumen de caja a las 15 horas estuvo entre el 25 a 30%”, explicó Ernesto del Burgo, presidente de la Cámara de Avenida Santa Fe (CASAFE). “El movimiento de la avenida hoy se sostiene por lo que son las viviendas de cercanía, es todo movimiento barrial. Santa Fe es una avenida donde habitualmente hay mucho turismo extranjero o del interior, también traccionan mucho lugares como La Rural y hoy no hay nada de eso. La zona más afectada es la zona de 9 de julio para Plaza San Martín, que tiene muchas oficinas. Ahí el barrio sostiene muy poco, por lo que el impacto es más fuerte”, agregó.

En esta línea, el área céntrica de avenida Corrientes que abrió ayer no tuvo demasiado movimiento, justamente porque es poco residencial. “La situación no va a variar mucho porque no hay gente. Hasta que no vuelva la gente a las oficinas o teatros, no va haber mucho trabajo”, sentenció Gustavo Luraschi, presidente de la Asociación de Amigos de la Calle Corrientes.

De todas maneras, no todos los locales de las grandes avenidas quedaron operativos en esta primera etapa de reaperturas, ya que continúan cerradas las zonas de Once, Liniers, Retiro, Constitución y Avellaneda (Flores).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario