10 de enero 2011 - 00:00

A tres meses de corregido, BCRA incumplió el Programa Monetario

Martín Redrado
Martín Redrado
Pese a que fueron modificadas en agosto, las metas del Programa Monetario que había establecido el Banco Central sólo pudieron ser cumplidas a medias. Fue necesario un fuerte traspaso de depósitos de la banca pública para cumplir con el nivel de M2 (circulante más depósitos a la vista) que se había comprometido para fin de año, mientras que en el caso del denominado M2 privado directamente se incumplió, ya que el nivel se ubicó 2,5 puntos porcentuales por encima del nivel preestablecido por la autoridad monetaria.

Estos datos resultan claves, ya que marcan la cantidad de dinero que se mueve en la economía. Además, el nivel de expansión que finalmente se alcance incide de manera fundamental en los niveles de inflación. Si la expansión monetaria es muy fuerte, difícilmente la inflación baje o se modere.

Es la primera vez desde que se aplica el Programa Monetario que se incumple una meta establecida por el BCRA al superar la banda máxima. En 2008, cuando Martín Redrado presidía la institución, se incumplió la meta, por ubicarse por debajo del piso establecido debido a la fuga de depósitos relacionada con la crisis financiera internacional y la estatización de las AFJP. Cuando lo incumplía, igual la inflación era ya muy alta.

El M2 privado podía crecer, de acuerdo con la actualización que se había realizado en agosto, hasta un 29,9% en relación con el promedio que se había observado en diciembre de 2009. Pero el aumento superó el 32%.
En cifras, se pasó de un techo de $ 215.200 millones a un nivel que se ubicó en $ 220.500 millones, o sea, un desvío de $ 5.300 millones.

¿Cuáles fueron las causas de la expansión de dinero en 2010? La principal fue la compra de dólares. De acuerdo con los datos finales difundidos por la institución que preside Mercedes Marcó del Pont, el año pasado adquirió u$s 11.800 millones, para lo cual precisó emitir más de $ 46.000 millones. Pero, además, también fue importante la expansión de dinero para financiar al Tesoro: sólo en diciembre se entregaron $ 6.000 millones en adelantos transitorios y otros $ 7.000 millones en conceptos de utilidades. Entre ambos conceptos, el Central transfirió al Gobierno para financiar el aumento del gasto público más de $ 30.000 millones. En los últimos meses se agregó un factor adicional, que fue la expansión del crédito al sector privado, dando lugar a un fenómeno que se conoce como «expansión secundaria» de dinero. Según el propio BCRA, en el último trimestre del año se agregó más dinero a la economía por el aumento de los préstamos que por las compras de divisas.

Desde el BCRA aseguran que «el incumplimiento de la meta se da, justamente, por un elemento virtuoso que aparece en la economía, como es el incremento del crédito. No es para preocuparse, sino todo lo contrario». Si bien el financiamiento se dirige claramente a líneas de corto plazo, la intención es que gradualmente el crédito se vaya extendiendo para financiar a la producción y aumentar las inversiones.

Una manera de disminuir el crecimiento del M2 era «forzar» un traspaso de dinero de empresas e individuos desde cuentas a la vista (cuentas corrientes y cajas de ahorro) a plazos fijos. Sin embargo, como las tasas de interés permanecen bajas en términos reales (11% contra una inflación superior al 25%), este trasvasamiento resultó muy limitado en el último trimestre. El Programa Monetario que el Central presentó para 2011 mantiene también un sesgo muy expansivo. Tiene además algunas variaciones en relación con la metodología que se venía aplicando hasta ahora, a saber:

  • Las metas indicativas del M2 privado para cada trimestre desaparecen. Sólo se establece el nivel que debe presentar a fin de año, tanto para el escenario base, como para el piso y el techo.

  • También se dejan de aplicar las «metas móviles». Este método implicaba que en marzo de 2011 se estipulaba cuál sería el nivel indicativo para el M2 en marzo de 2012 y así sucesivamente cada vez que se llegaba al fin del trimestre. Ahora ya no será posible contar con este indicador que resultaba de utilidad para planificar.

    Si bien el M2 privado para el escenario base establece un aumento del 29,9% para 2011, en realidad podría terminar siendo superior, ya que el techo puede ubicarse hasta 4 puntos porcentuales por encima. De esta manera, aun a pesar de tratarse de un año en el que se espera menor crecimiento, la emisión monetaria podría superar el 34% anual.

    Distintas consultoras privadas advirtieron, además, sobre el gran aumento que tendrá el M2 durante los primeros meses de este año. La suba interanual podría llegar hasta un 38% a fin de marzo y subir hasta un 40% tanto a fin de junio como a fin de septiembre, en relación con los mismos períodos del año anterior. «Lo que se busca con toda claridad es -razonaba un exdirector del BCRA- liberar totalmente al Central para que pueda financiar todo lo que sea necesario la expansión del gasto antes de las elecciones». La contrapartida es, claro, el peligro de que se acelere todavía más la inflación, que el año pasado terminó como mínimo en el 25%, aunque para el INDEC apenas se habría ubicado en el 10,5%.
  • Dejá tu comentario