Aborto: cae el “dictamen” y convocan a incierto plenario

Edición Impresa

El debate sobre el aborto en la Cámara de Diputados, además de ser abstracto por el inminente recambio legislativo, no sólo enfrenta contradictorias concepciones filosóficas sobre el inicio de la vida sino que también roza el absurdo reglamentario: el presunto dictamen emitido el martes pasado por la comisión de Legislación Penal no fue tal por la falta de, al menos, dos firmas para ser emitido legalmente. Ahora la pelea por el despacho para ampliar los casos de aborto no punible en el artículo 86 del Código Penal empezará de cero en un plenario convocado para la próxima semana.

El presunto dictamen, que quedó sin efecto, autorizaba casos de interrupción voluntaria del embarazo dentro de las 12 primeras semanas de gestación. Este fue el proyecto avalado por un sector del Frente para la Victoria, que realizó una interpretación filosofía jurídica a partir de la política de Cristina de Kirchner de otorgar asignaciones universales a madres embarazadas a partir del tercer mes de gestación.

Finalmente, ese proyecto que plantea legalizar el aborto no consiguió dictamen en la comisión de Legislación Penal. Tras el paso en falso, el presidente de la comisión de Legislación Penal, Juan Carlos Vega (Coalición Cívica), hará un nuevo intento el próximo jueves con una reunión plenaria junto a Acción Social y Salud Pública y Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia.

La historia comenzó el martes último, cuando en la reunión de la comisión que dirige Vega se inició el debate del proyecto, en medio de una fuerte discusión entre defensores y detractores de la iniciativa. Ese día, los legisladores a favor de la medida firmaron un dictamen que sólo reunió 5 respaldos (también manifestó su adhesión Jorge Rivas, pero a la distancia), para avanzar con el proyecto que permite el aborto en las primeras doce semanas de gestación.

Pese a que para firmar dictamen se necesitan la mitad más uno de los presentes (en ese momento eran 12), tanto Vega como los legisladores que acompañan la iniciativa aseguraron que se había conseguido avanzar con el proyecto, que luego de pasar por Legislación Penal tenía que ir a Acción Social y Salud Pública y Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia.

Desde el primer momento, legisladores en contra del aborto cuestionaron el dictamen y este miércoles se presentaron tres impugnaciones contra el texto.

Luego de muchos tironeos y algo de desconcierto en torno de la interpretación del reglamento, este jueves se confirmó que el proyecto no obtuvo dictamen. Ahora, la iniciativa está como al principio, ya que pese a que su análisis tuvo lugar por primera vez en la historia del Congreso, no tiene dictamen.

Vega
había puesto como plazo hasta ayer al mediodía para que un grupo de diputados radicales que integran la comisión, entre ellos, Ricardo Gil Lavedra, pudieran estamparle su firma, algo que finalmente no sucedió. El jefe de la bancada UCR explicó que no estaba previsto en la reunión del martes pasar a la firma ningún dictamen y que el entusiasmo de un grupo de diputadas desvirtuó los planes de la comisión de Legislación Penal. Y aseguró que no obstaculizaría el debate pero antes de firmar cualquier proyecto debía analizar el tema en su bloque.

Tras la frustración, el diputado de la CC anunció que convocará para el próximo jueves una reunión conjunta con las comisiones de Salud y Familia, en un intento por sacar despacho de comisión y que el proyecto pueda quedar en condiciones de llegar al recinto antes de fin de año.

Vega citó para el jueves próximo a las 11 en la sala 1 del edificio del anexo de la Cámara baja. «La comisión de Legislación Penal invita a la comisiones de Acción Social y Salud Pública y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia a participar de la reunión conjunta en la que se analizarán proyectos de ley por los cuales se modifica el Código Penal en lo referente a la temática de despenalización del aborto», dice la convocatoria que se oficializó hoy a través de la página de la Cámara baja.

Sin embargo, es difícil que se concrete ese encuentro, porque para que se realice deben estar de acuerdo los presidentes de las dos comisiones, Claudia Rucci y Antonio Morantes (ambos en contra del aborto), y porque el tema no está en la agenda del Poder Ejecutivo. Además, el tiempo corre y el plazo máximo para sacar dictamen es el próximo 20 de noviembre.

Tras el frustrado debate inicial, la diputada Cecilia Merchán (Libres del Sur), a favor del proyecto, cuestionó a su par Patricia Bullrich (Coalición Cívica), por haber sido una de las que impugnó el dictamen. «Lo que hizo Patricia Bullrich es un ejemplo de doble discurso», dijo Merchán, tras señalar que la diputada «no dio la cara el martes para dar en público sus opiniones y ahora pide la impugnación del dictamen».

A la vez, admitió que el dictamen fue inválido, pero dijo que «lo importante es que se instaló el debate institucionalmente y que gracias a eso, hoy tiene continuidad». Con la postura contraria, el diputado Alfredo Olmedo (Salta somos Todos) envió una carta a Vega para que se haga efectiva la convocatoria a audiencia pública o al plenario de las tres comisiones que están involucradas en el tratamiento del proyecto.

Dejá tu comentario