Acortan presencia de Cobos en la jura de Cristina y Boudou

Edición Impresa

Finalmente se negoció el formato del juramento de la fórmula Cristina de Kirchner-Amado Boudou para que Julio Cobos permanezca el menor tiempo posible al frente de la Asamblea Legislativa del próximo sábado en el Congreso. El radical invitará a tomar judel cargo y luego la ceremonia seguirá a cargo del saliente ministro de Economía ya sin el exgobernador de Mendoza en el recinto.

En total, calculaban ayer en el despacho de Cobos en el Senado, el mendocino no se expondrá más de 10 minutos ante el pleno de la Asamblea Legislativa. Existe, en ese punto, una affectio societatis inalterable entre kirchneristas y cobistas: el autor del voto no positivo a las retenciones móviles quiere terminar cuanto antes su vínculo con el Poder Ejecutivo, tanto que antes de recibir la notificación de la Secretaría General de la Presidencia, confirmando que de acuerdo con el artículo 98 de la Constitución nacional, debía tomar el juramento, ya estaba masticando los argumentos para bajarse voluntariamente de la toma de posesión del segundo mandato de Cristina.

El trámite exprés de Cobos se terminó de definir luego del espectáculo brindado por las barras de La Cámpora y la Juventud Sindical que el martes pasado convirtieron el recinto de la Cámara de Diputados en un hervidero. Las huestes de Máximo Kirchner y de Pablo Moyano intercambiaron cánticos desde los palcos donde rivalizaron el liderazgo presidencial frente al de Hugo Moyano, secretario general de la CGT. Esa energía fracturada se unirá el sábado en contra de Cobos, quien sufrirá el hostigamiento del oficialismo desde las tres bandejas del recinto. Es tal el grado de resignación del vicepresidente radical que ni siquiera solicitó medidas de seguridad extra o restringir el acceso a los palcos.

Luego de invitar a tomar juramento a la presidente Cristina de Kirchner y a Boudou, el mendocino dejará la continuación de la Asamblea Legislativa en manos del nuevo vicepresidente y exministro de Economía. Acto seguido, se irá del recinto para aplacar los ánimos.

Técnicamente, y teniendo en cuenta el feriado de hoy y mañana, el mandato hábil de la fórmula Kirchner-Cobos concluyó ayer. Por eso en la noche del martes, un grupo de radicales agasajó al jefe del Senado en el clásico búnker gastronómico de la UCR, el Centro Lalín. No fueron invitados ni Ernesto Sanz, ni Ricardo Alfonsín, ni Gerardo Morales. Sólo estuvo presente Rodolfo Terragno, el constitucionalista Félix Loñ y el titular de la Convención Nacional de la UCR, Hipólito Solari Yrigoyen. «Me voy de la función pública sin fueros, con el mismo patrimonio y las mismas convicciones», fue la frase escogida por Cobos para cerrar el balance de cuatro ásperos años al frente de la vicepresidencia durante el kirchnerismo.

Más allá de las declaraciones estridentes de funcionarios de la Casa Rosada y diputados del Frente para la Victoria contra la figura del compañero de fórmula de Cristina, un pingüino de paladar negro que frecuentaba a Néstor Kirchner en Olivos describió el mandato de Cobos en los siguientes términos: «Poner a un radical como compañero de fórmula de Cristina fue la mejor genialidad de Néstor. Si el vice hubiese sido peronista, la era Kirchner se terminaba al día siguiente de la 125». En este plano de razonamiento, el formalismo sin apetencias de poder con el que Cobos desempeñó su cargo luego del voto no positivo contra las retenciones móviles, sin conspiraciones ni críticas al ejercicio de poder cristinista, blindó a la Casa Rosada y le permitió revertir la pelea con la Mesa de Enlace agropecuaria.

El resto del protocolo será el de costumbre, la mayoría de los invitados ingresará al Congreso por la avenida Rivadavia, mientras que las delegaciones extranjeras lo harán por la calle Hipólito Yrigoyen.

Ayer, se bajó de la ceremonia el presidente uruguayo José Mujica por cuestiones de salud. Además, se organizará un vallado que impedirá el tránsito en el sector abarcado por las avenidas Belgrano, Entre Ríos y Callao, y las calles Bartolomé Mitre, Riobamba y Combate de los Pozos.

Dejá tu comentario