Actividad económica creció en agosto 4,3% (en 2017 acumula 2,4%)

Edición Impresa

El EMAE anotó su sexta suba consecutiva, impulsado por la construcción, la industria, el comercio y el sector financiero.

La actividad económica creció en agosto un 4,3% interanual, impulsado por la industria, la construcción, el comercio y el sector financiero, informó ayer el INDEC. Al divulgar el Estimador Mensual de Actividad Económica, el organismo indicó que en la medición desestacionalizada, el indicador creció un 0,3% mensual, mientras que en lo que va del año acumuló un alza del 2,4% interanual. Con la suba de agosto, se registraron seis meses de alzas consecutivas, luego de que la economía cayera un 2,2% el año pasado.

De los 15 sectores que releva el INDEC, 14 cerraron con subas interanuales. La única excepción resultó explotación de minas y canteras, que bajó 2,1%. La construcción (+11,7%) volvió a liderar el crecimiento, impulsada por la obra pública y ahora con el agregado de la construcción privada. Por debajo se ubicaron los impuestos netos de subsidios (+7,4%), la industria manufacturera (+5,6%), que completaron el podio. Esta última se vio impulsada por la construcción, pero también por otros sectores que se están recuperando, como es el caso del automotor. Otros rubros que tuvieron subas destacadas en agosto fueron intermediación financiera (+5,2%), el comercio mayorista, minorista y reparaciones (+4,8%) y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+4%), entre otros.

Desde la consultora LCG consideraron que "los cuatro meses de crecimiento al hilo permitieron superar el techo previo alcanzado en julio de 2015 en apenas un 0,2%". Respecto al elevado crecimiento registrado en agosto, sostuvo que "todavía se compara con los peores meses de 2016, lo que eleva la magnitud de las tasas de crecimiento". Pero alertó que "esta tendencia se revertirá en los últimos meses de 2017". Y proyectó que el año cerrará "con un crecimiento del 3% anual, lo que implica crecer a tasas promedio del 4,3% para los meses que restan".

La consultora indicó, además, que "para 2018 esperamos un crecimiento en torno a 2,4%, sustentado en un aumento del consumo (por mayor masa salarial -más por salarios que por empleo- y por una marcada recuperación del crédito) y una mayor sensibilidad de la inversión al crecimiento a causa de la percepción de mayor sostén político del oficialismo post elecciones". "La política fiscal tendrá nuevamente un sesgo contractivo en 2018 por la necesidad de cumplir con las metas impuestas y la no corrección del atraso cambiario acentuará los desequilibrios externos con un impacto negativo de las exportaciones netas en el PBI", agregó.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), remarcó que "en los últimos seis años, la actividad ha crecido punta a punta un 2,3% en términos reales", reflejando "que los ciclos son una particularidad de la economía Argentina". Desde 2012 se sucedieron 3 recesiones y 3 recuperaciones, diferentes entre sí en duración y en intensidad. La entidad consideró que las tres fases de expansión correspondieron a períodos previos a los meses de elecciones.

El IARAF remarcó que la expansión actual "se constituiría en la recuperación más persistente, ya que alcanzaría los 14 meses de crecimiento sin períodos de disminución por primera vez en seis años". En las últimas oportunidades, el proceso había tenido una duración de aproximadamente doce meses, que culminaba con los procesos electorales, tras los cuales se realizaban ajustes en la economía. "Sin dudas, el escenario actual de actividad económica es una gran oportunidad para hacer las reformas necesarias que permitan pasar de la recuperación a un proceso de crecimiento económico sostenido", consideró la consultora.

Dejá tu comentario