19 de junio 2013 - 00:00

Acuerdo “light” en el G-8 contra lavado y evasión

Reunidos en Irlanda del Norte, Angela Merkel, Vladimir Putin, David Cameron, Barack Obama y François Hollande mostraron unidad en temas económicos, pero disintieron en la forma de poner fin a la guerra en Siria.
Reunidos en Irlanda del Norte, Angela Merkel, Vladimir Putin, David Cameron, Barack Obama y François Hollande mostraron unidad en temas económicos, pero disintieron en la forma de poner fin a la guerra en Siria.
Enniskillen - Los líderes de los ocho países más industrializados del mundo acordaron ayer buscar mecanismos para intensificar la lucha contra el lavado de dinero y la evasión fiscal.

"Imposición justa, aumento de la transparencia y apertura comercial son vitales", pidió el G-8 en la declaración final de la cumbre de dos días en Irlanda del Norte, en la que se insiste en que "las autoridades fiscales de todo el mundo deberían intercambiar de forma automática información para combatir la lacra de la evasión fiscal".

Los jefe de Estado y Gobierno de Reino Unido, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Japón y Canadá también señalaron que se deberán cambiar las reglas que permiten a las empresas pantalla obtener beneficios sin pagar impuestos.

Los países buscan desesperadamente ingresos para reducir sus déficits presupuestarios en un momento en que la evasión fiscal hace perder cada año un billón de euros a Europa y hasta 30 billones de dólares a todo el planeta.

El primer ministro británico, David Cameron, anfitrión de la cumbre celebrada en el complejo hotelero de lujo de Lough Erne, en Enniskillen, informó que se había llegado a un acuerdo, tras dos horas de debate, sobre la base de una propuesta británica.

La postura más dura del G-8 sobre lavado de dinero y evasión fiscal fue, sin embargo, declaratoria pues no se hicieron propuestas sobre medidas específicas, por ejemplo, para crear registros con los verdaderos propietarios de las empresas, algo que Reino Unido se había comprometido a hacer y que muchos activistas esperaban que los otros siete países siguieran.

Por el contrario, los ocho gobiernos elaborarán planes de acción sobre cómo avanzar hacia recopilar y compartir información sobre la auténtica propiedad "sujeto a nuestras diferentes circunstancias constitucionales".

La falta de entusiasmo por el acuerdo fue admitida por el presidente francés, François Hollande, que consideró que se habría podido "ir aún más lejos" sobre el asunto de los paraísos fiscales incluso si ya hizo un "gran paso". Entre los puntos en los que los resultados hubieran podido, según él, ser mejores, también mencionó a las "multinacionales" y los "registros" de las sociedades offshore que hubieran podido "ser publicadas".

Las nuevas reglas, una vez que se concrete el pacto, dificultarán la creación de empresas pantalla en paraísos fiscales, que no realizan actividad alguna, pero sirven para ocultar a sus verdaderos propietarios que así evaden la fiscalidad.

El documento de 10 puntos tampoco respondió demandas concretas de grupos contra la pobreza mundial, que querían que los países en desarrollo fueran incluidos en el nuevo acuerdo y que la información fiscal se hiciera pública para todos por igual.

El G-8 acordó que las multinacionales deberán informarles a las autoridades impositivas acerca de los impuestos que pagan y dónde. La medida se tomó tras revelarse que varias compañías, incluidas Google, Apple, Starbucks y Amazon, redujeron el pago de sus impuestos al aprovecharse de leyes nacionales fiscales.

Por su parte, la Casa Blanca dio a conocer ayer sus planes para mejorar la transparencia y el control empresarial, y subrayó que está actualizando su evaluación de riesgos, con un documento público que analiza los principales métodos utilizados para el lavado de dinero.

Estados Unidos dijo ser partidario de que haya una legislación global que requiera la identificación y verificación de la información sobre quiénes ejercen la titularidad de ese tipo de compañías.

Además, los países del G-8 recibieron de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) un informe en el que subrayan los pasos necesarios para poner en marcha un efectivo sistema de intercambio de datos bancarios con el que intensificar la lucha contra la evasión fiscal.

Agencias EFE, ANSA y Reuters

Dejá tu comentario