AEA pide ‘‘mercados más transparentes’’

Edición Impresa

La Asociación Empresaria Argentina (AEA) pidió un «diálogo genuino» entre el Gobierno y el campo para solucionar las diferencias que los separan. La entidad, que preside Luis Pagani (Arcor) y reúne a casi todos los grandes empresarios y altos ejecutivos del país, reclamó también «un funcionamiento transparente de los mercados» como una de las soluciones para paliar los efectos de la crisis internacional que ya llegó al país.
En diálogo con este diario, Jaime Campos, director ejecutivo de AEA y habitual vocero de la institución, se mostró «confiado, o más bien
esperanzado»
en que el Gobierno y las entidades del campo arriben a buen puerto en sus discusiones. «Será fundamental porque es un tema que excede largamente la cuestión meramente agropecuaria: un acuerdo satisfactorio para las dos partes hará que mejoren las expectativas para toda la economía», dijo Campos.
El escueto comunicado de la AEA -un estilo que la entidad cultiva desde su incepción, justamente en la crisis de 2001-2002- manifiesta la esperanza de que el encuentro que se desarrollará hoy entre la Mesa de Enlace y la ministra de Producción, Débora Giorgi (ver pág. 2), «resulte en un diálogo genuino que avance en un entorno institucional que permita un funcionamiento transparente de los mercados».
No es necesario hilar demasiado fino para advertir la disconformidad de los empresarios nucleados en AEA con la política de intervención oficial en mercados como el lechero, el frutihortícola, el de las carnes y -ya fuera de lo estrictamente agropecuario- en varios sectores de la economía, por lo general a través del protagonismo del controvertido secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.
En el siguiente párrafo se menciona que «en el contexto de una gravísima crisis económica internacional que inevitablemente afecta a nuestro país, es muy importante que este encuentro sea el comienzo de una relación de trabajo permanente, ya que esto contribuirá a recrear expectativas favorables con impacto positivo en el consumo y la actividad económica del país».
Cabe apuntar, además, que muchos de los miembros de AEA, a su condición de empresarios de la construcción, industriales, etcétera, le suman la actividad agrícola o ganadera, por lo que el tema del campo obviamente no les es ajeno. Es el caso -entre muchos otros- de Carlos Pedro Blaquier (Ledesma), Gustavo Grobocopatel (Los Grobo), Carlos Miguens (SADESA, ex Quilmes), Eduardo Elsztain (IRSA-Cresud), Cristiano Rattazzi (Fiat) y Amalia Lacroze de Fortabat (ex Loma Negra).
La decisión de pronunciarse sobre el conflicto del campo, que podría recrudecer si (tal como se prevé) no hay «fumata blanca» entre el matrimonio Kirchner y los ruralistas, se tomó el jueves último en una inusualmente multitudinaria reunión de socios, en la que estuvieron presentes la casi totalidad de esos miembros y que presidió el propio Pagani.
Lo llamativo es que Campos afirmó que AEA no había mantenido -al menos en forma orgánica- reunión alguna con miembros de la Mesa de Enlace en las últimas semanas, lo que difiere de lo sucedido en la crisis del año pasado. Entonces, AEA se reunió en forma pública con los dirigentes rurales y los acompañó en sus reclamos contra la sanción de la Resolución 125.
Sin embargo, no sólo el campo fue el tema de la reunión del jueves: se habló también de la baja de la actividad sobre la que advirtió la semana pasada la Unión Industrial Argentina (UIA) en porcentajes muy diferentes a los divulgados por el INDEC; también sobre los reclamos salariales que podrían avecinarse en los próximos meses que contrastan con las dificultades para seguir pagando las nóminas con una actividad en franca decadencia. También se conformó un «grupo de trabajo» con el fin de buscar alternativas para el financiamiento de las empresas, un bien históricamente escaso en la Argentina pero que -a la luz de la crisis- se ha convertido en inhallable.
Por eso, le dijo a este diario uno de los participantes del encuentro del jueves, «arreglar lo del campo es crucial para morigerar los efectos de la crisis; el año que se viene es complicadísimo por lo que todos ya sabemos: a lo económico se le suma la cuestión electoral».
En este marco AEA deberá definir cómo se posiciona frente al Consejo Económico Social que propone el Gobierno; hasta ahora fue la UIA el principal apoyo empresarial a esta iniciativa que -en voz baja y «off the record»- muchos hombres de negocios califican de «paritaria ampliada».

Dejá tu comentario