Alarma en Pekín por burbuja en bancos

Edición Impresa

 Pekín - China se comprometió ayer a tomar medidas para sanear los cientos de miles de millones de dólares en deuda de los gobiernos locales, buscando desarticular los temores sobre una ola de moratorias que podría descarrilar a la segunda mayor economía del mundo. Descrito por el gabinete chino y por el líder del segundo banco del país como un problema, la montaña de deuda de los gobiernos locales ha sido vista por los inversores como un gran riesgo.

La calificadora Moodys dijo esta semana que el problema podría ser mayor que lo estimado, amenazando las calificaciones de los bancos.

En un encuentro del Consejo de Estado, encabezado por el primer ministro Wen Jiabao, se establecerá un mecanismo para «rectificar» los préstamos morosos y abordar los vehículos de financiamiento manejados por los gobiernos locales, según indicó la agencia oficial de noticias, Xinhua. El consejo reiteró una prohibición a las autoridades regionales de proveer garantías de deuda.

«El tamaño de la deuda de gobiernos locales acumulada en los últimos años es relativamente grande y se avecinan algunos riesgos, ya que algunas regiones e industrias son débiles en pagar la deuda», indicó Xinhua, citando un comunicado tras la reunión. «Los gobiernos locales deben seguir saneando y estandarizando los vehículos de financiamiento de forma oportuna», indicó, agregando que el gabinete está poniendo atención al asunto de la deuda.

El auditor estatal de China estimó que los gobiernos locales chinos tomaron préstamos por un total de 10,7 billones de yuanes (1,6 billón de dólares) hasta fines del año pasado.

No obstante, Moodys señaló esta semana que probablemente se estaban subestimando las tenencias bancarias de deuda de gobiernos locales en 3,5 billones de yuanes, lo que podría poner a los bancos en riesgo de mayores pérdidas que amenacen su nota de crédito. Dijo además que era difícil juzgar qué bancos tomaron la mayor parte de la deuda, pero el Bank of China y China Citic Bank estaban entre los que prestaron de forma más agresiva durante la liberalización de préstamos en China en 2009.

El peor escenario supone que los préstamos malos podrían llegar a un 12%, comparado con el 1,1% de fines de marzo.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario