Antología del Auster ensayista

Edición Impresa

Paul Auster "Ensayo completos" (Buenos Airess, Booket, 2014, 799 págs.)

Es difícil tomar en serio la definición de "ensayos completos" para la reunión de los textos ensayísticos publicados hasta ahora para un autor que está en actividad y vive lanzando ideas y proyectos. Pero es un libro valioso en más de un sentido.

Por lo pronto, contiene cuatro muy atractivos títulos completos que fueron editados hace años: "La invención de la soledad", "A salto de mata", "El cuaderno rojo", "La historia de mi máquina de escribir". Dos de esos libros -"La invención de la soledad" y "A salto de mata"- se relacionan de forma directa con las obras más recientes de Auster, "Diario de Invierno" e "Informe del exterior", donde recupera momentos de su vida, algo que el gran escritor estadounidense viene haciendo desde sus primeros libros.

Auster ha dicho y escrito más de una vez que el punto de partida y muchos de momentos de sus novelas tienen componentes biográficos. En "La invención de la soledad" el saber de la muerte de su padre le lleva a descubrir la historia de un asesinato ocurrido en la familia 60 años antes, un episodio que lo lleva a comprender la frialdad, el carácter distante de su padre.

Muchas veces el gran autor de "Leviatan" ha sostenido que ese texto "fue el comienzo de todo", de su irrefrenable carrera de escritor, guionista y director de cine.

En "A salto de mata" cuenta de su infancia hasta que llega a los treinta años para explicar su vocación de escritor, y aparece el tema del dinero, sobre lo que escribirá muchas páginas a partir de la idea de que "el dinero siempre es otra cosa, siempre es algo más, y siempre tiene la última palabra".

Esos libros, junto a los más recientes, van ofreciendo una curiosa autobiografía, con superposiciones y a los saltos, que usa, en la larga tradición intensificada por Proust, de las experiencias vividas para hacer literatura. En el caso de "El cuaderno rojo" aparece otro de los grandes temas de Auster, el del azar, el de las coincidencias, el de los encuentros fortuitos, algo que desarrollará ampliamente en grandes novelas como "El palacio de la luna", "la música del azar" o "La noche del oráculo".

Hay también en esa historias mínimas, en esos cuentos extraídos de la realidad (algunos de ellos que resultan cortazarianos), la impronta de otras obras posteriores, hasta "Creí que mi padre era Dios" esos "relatos verídicos de la vida estadounidense" que a través de un programa de radio consigue que le envíen quienes han vivido alguna sorprendente coincidencia, ha sido víctima del azar.

En el caso de "La historia de mí máquina de escribir", el brevísimo homenaje a la Olimpia portátil donde tecleó sus primeros escritos, pierde sus atractivo al faltar las extraordinarias ilustraciones que realizó su amigo Sam Messer.

Hay, además, un conjunto de textos desconocidos, poco conocidos o no traducidos hasta ahora donde habla de Franz Kafka, sus admirados Nathaniel Hawthorne y Knut Hamsun a los que considera sus maestros, Paul Celan, Art Spiegelman, su encuentro con Samuel Beckett, su solidaridad con su colega Salman Rushdie, su recuerdo de George Perec, y, entre otras cosas, lo que sintió viendo desde su casa en Brooklyn el atentado del 11S.

El libro se cierra con dos entrevistas que muestran la transformación del autor Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006, una realizada por Larry McCaffery y Sindia Gregory en 1989 y la siguiente por Michael Wood en "The Paris Review" en 2003.

Se ha informado que Paul Auster será la figura invitada de honor, junto a su esposa la notable escritora Siri Husvedt, en la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de Buenos Aires. Será un momento implacable para recorrer y evaluar la obra de uno de esos escritores estadounidenses que tienen mucho de europeos, o que su residencia europea ha modificado su forma de narrar. Un buen momento para que haya una puesta de su obra teatral "Laurel y Hardy van al cielo", que hubiera hecho feliz a Osvaldo Soriano. Y para ver cómo tras algunos traspiés recientes, sigue siendo uno de los grandes autores contemporáneos.

M.S.

Dejá tu comentario