Anunciaron suba del 11,7% desde marzo para jubilaciones

Edición Impresa

Extrañamente, sin mucha pompa, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular de la ANSES, Amado Boudou, fueron los encargados de anunciar que a partir del 1 de marzo todas las jubilaciones y pensiones tendrán una suba del 11,69%. Se llevará así la mínima a $ 770 que con los 45 pesos adicionales que otorga el PAMI se llega a 815 pesos. El aumento será percibido por 5.421.794 jubilados; 676.000 pensionados y más de 20.000 veteranos ex combatientes de Malvinas y comenzará a cobrarse a partir de fin de mes. El costo fiscal en el año significará más de $ 6.050 millones, aunque para Boudou esto no es «un costo sino erogaciones que van a la tercera edad». Independientemente de cómo se lo quiera llamar lo cierto es que el Estado enfrenta una obligación que junto con los aumentos a los docentes complicarán más aún el ya alicaído superávit fiscal.
Aunque ausente de la conferencia de prensa y del encuentro que previamente mantuviera Tomada y Boudou con Cristina de Kirchner, el jefe de Gabinete, Sergio Massa quiso sumarse a la «buena noticia» y en declaraciones sostuvo que con esta decisión «los jubilados no son rehenes de ninguna decisión más que la aplicación de una regla que estableció el Congreso». Como el conflicto con el campo no podía estar ausente, el jefe de Gabinete agregó que «los jubilados no cortan rutas ni hacen piquetes, esperan simplemente que todos los que tengamos responsabilidad tendamos una mano extendida para reconocerle el camino recorrido y el esfuerzo hecho para la construcción del país».
Actualización
A partir de la Ley de Movilidad Jubilatoria aprobada a fines del año pasado, las mismas se deben actualizar semestralmente. Así lo aclaró el ministro de Trabajo, Tomada al señalar que este aumento comienza a regir «a partir del 1 de marzo hasta el hasta el 30 de agosto. A partir del 1 de setiembre, rige la segunda etapa del índice de movilidad». Si bien es aún prematuro hablar del valor resultante para setiembre, en el Gobierno cree que será bastante menos que el 11,69% otorgado, en parte porque los incrementos salariales que se obtengan en las paritarias serán inferiores al año pasado y, por otro lado, porque la recaudación tributaria viene cayendo producto del freno de la actividad. Por lo tanto estimar que la suba podría ubicarse en apenas un par de puntos «no sería muy irrazonable», razonan en la Casa Rosada. En su momento, cuando la ley era discutida en el Parlamento surgieron críticas a los indicadores que el Gobierno proponía para efectuar los ajustes de las jubilaciones. Ante la duda que generan las estadísticas del INDEC, algunos legisladores preferían utilizar el Indice General de Remuneraciones (INGR) denominado RIPTE, que toma en cuenta sólo trabajadores formales, que calcula la Secretaría de Seguridad Social argumentando que el Indice de Salarios del INDEC sería inferior que este indicador. Boudou no quiso perder la oportunidad de responder a estas críticas y señaló que si hubieran seguido el RIPTE «para idéntico período arrojó un valor del 9,51%», es decir, el aumento de las jubilaciones hubiera sido alrededor de un punto y medio porcentual, menos en el cálculo final». Cabe recordar que quedan exentos del incremento los jubilados de regímenes especiales como docentes nacionales, investigadores científicos, magistrados y funcionarios del Poder Judicial de la Nación.

Dejá tu comentario