30 de julio 2014 - 00:00

Apoyo del Mercosur por crisis buitre

Cristina de Kirchner participó de la cumbre del Mercosur en Caracas y se hizo cargo de la presidencia pro témpore del bloque regional. Pronunció un encendido discurso de defensa del país frente a la crisis de los buitres y cuestionó al juez Griesa. Recibió el apoyo de Nicolás Maduro (Venezuela), José Pepe Mujica (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Dilma Rousseff (Brasil) y Evo Morales, de Bolivia, que avanza con las gestiones para incorporarse al bloque.
Cristina de Kirchner participó de la cumbre del Mercosur en Caracas y se hizo cargo de la presidencia pro témpore del bloque regional. Pronunció un encendido discurso de defensa del país frente a la crisis de los buitres y cuestionó al juez Griesa. Recibió el apoyo de Nicolás Maduro (Venezuela), José Pepe Mujica (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Dilma Rousseff (Brasil) y Evo Morales, de Bolivia, que avanza con las gestiones para incorporarse al bloque.
En un viaje exprés, que estuvo cruzado por el avance silencioso de negociaciones para evitar el default técnico, Cristina de Kirchner pasó ayer por Venezuela, asumió la presidencia pro témpore del Mercosur y recibió del bloque regional un firme apoyo en medio de la pulseada con los fondos buitre.

Escoltada por el anfitrión, Nicolás Maduro, la brasileña Dilma Rousseff, el paraguayo Horacio Cartes y el uruguayo José Pepe Mujica, a los que se sumó Evo Morales, de Bolivia, que pretende incorporarse como miembro pleno, la presidente argentina agradeció la solidaridad de los demás países de la región.

En su discurso, la mandataria dijo agradecer "profundamente a todos los integrantes del Mercosur su solidaridad" hacia la Argentina, "frente a la agresión de los fondos buitre" que se plasmó en el juicio que iniciaron en los tribunales de Nueva York.

Al hablar en la 46ª Cumbre de Jefes y Jefas de Estado del Mercosur en Caracas, Cristina de Kirchner sostuvo que la Argentina viene "pagando religiosamente todos los vencimientos" de deuda "sin acceder al mercado de capitales, con recursos propios" y sin recurrir "a un nuevo endeudamiento para saldar las deudas de 2005 a la fecha".

A la vez, advirtió que "intereses extranjeros y locales pretenden asustar a los argentinos diciendo que sufrirán las plagas de Egipto si no hacen lo que demandan los fondos buitre" y afirmó que el país "ya padeció esa situación en 2001, cuando cumplía con esos dictados".

La teoría del buen pagador la abrazó la Argentina para sostener que si no cobran los tenedores de bonos del canje es por una acción forzada por el fallo del juez Thomas Griesa y no por una determinación del Gobierno de no depositar los recursos.

Precisó, de hecho, que la Argentina libró el pago para tenedores de bonos de la deuda reestructurada, que está bloqueado por Griesa a pedido de los fondos buitre, y dijo que "los fondos están inmovilizados sin que nadie decida sobre ellos" para que "puedan llegar a sus legítimos dueños".

Sobre el juez

Con el mismo tono, Cristina criticó el accionar de Griesa al citar un artículo del periódico The New York Times donde se cuestionaba a este juez porque sus "decisiones y actuaciones ponen en duda el sistema legal estadounidense" en relación con las contradicciones de sus medidas.

"Griesa autorizó a un banco norteamericano, el Citibank, a pagar a los bonistas, luego lo desautorizó y ahora volvió a autorizarlo, pero no autorizó a otros bancos", señaló Cristina.

Sobre la postura del Gobierno nacional respecto de los compromisos financieros, la Presidente aseguró: "La Argentina pagó a los bonistas que ingresaron al canje en 2005 y 2010, y va a seguir pagando al ciento por ciento de sus tenedores de buena fe en forma justa, legal y sustentable".

Durante su discurso, la mandataria también remarcó que la Argentina "no está pidiendo que nadie le regale nada", y señaló que "hoy está abierto el canje" para que el 7,6 por ciento de los tenedores de bonos que no ingresó a las reestructuraciones de 2005 y 2010 ingrese y obtenga "una tasa de retorno del 300 por ciento en dólares".

En la Cumbre del Mercosur, Cristina destacó además que "ayer la Argentina pagó 650 millones de dólares", que es "la primera cuota del acuerdo al que llegamos con el Club de París", y lo hizo en un marco de "reindustrialización".

También la jefa de Estado comparó la situación de los países endeudados con "La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada", un relato del escritor Gabriel García Márquez en el que una joven era forzada por su abuela a prostituirse para pagar una deuda que pese a ello era cada día mayor.

"La Argentina no repetirá la historia de la cándida Eréndira", aseveró la jefa de Estado.

Con un "delay" de seis meses en la reunión del Mercosur, que tuvo que hacerse en diciembre pero se pudo hacer recién ayer, Cristina metió en la cumbre el conflicto en Medio Oriente y reiteró su pedido de "cese del fuego en la Franja de Gaza", que ya se cobró la vida de al menos 1.175 palestinos y 56 israelíes, 53 de ellos soldados.

"En la Franja de Gaza fueron asesinados civiles, niños y mujeres, bombardearon hospitales", enumeró la Presidente. "Está en juego la vida de todo un pueblo. Debemos solicitar un cese inmediato del fuego", remarcó.

La jefa de Estado recordó la "postura histórica argentina de la necesidad de reconocer el Estado de Palestina y reconocer el derecho del Estado de Israel de vivir en paz dentro de sus fronteras".

Dejá tu comentario