Apple, un evento que puede no ser

Edición Impresa

Para poder hacer un comentario más o menos sensato de lo sucedido ayer en el mercado accionario norteamericano debimos aguardar hasta que ingresara el Balance de Apple, luego del cierre de las operaciones. Finalmente la mayor cotizante del planeta reportó números mejores a los que esperaban los analistas y sus acciones ganaban el 7% en el aftermarket (los futuros sobre índice NASDAQ repaban el 2%). No tenemos la menor idea de cómo habrá de influir esto sobre la sesión de hoy, pero nos cuesta pensar que será una jornada exuberante al tener en cuenta que en la rueda tradicional el papel cedió el 2% (siendo el principal responsable del 0,28% que perdió el Nasdaq) y que en la rueda que siguió a los últimos tres balances el papel bajó. Este es un número interesante pero en línea con el 0,58% que ganó el Promedio industrial, donde AT&T avanzó el 3,63% y Verizon y General Electric más del 2,4%. La fortaleza del Dow tuvo que ver, como ha venido sucediendo, con los resultados contables más que con los datos macroeconómicos (venta de viviendas durante marzo algo mejor a lo esperado, confianza de los consumidores, algo peor) o lo que se está viviendo en el exterior (buena demanda de títulos españoles, italianos y holandeses, aunque hayan sido colocaciones «muy pequeñas»).

Lo mejor de la jornada, como se desprende de lo dicho hasta aquí, le tocó al sector de comunicaciones, seguido por las industriales y papales financieros. En la otra punta se colocaron los papeles tecnológicos. Volumen flojo y en definitiva, nada nuevo.

Dejá tu comentario