24 de marzo 2014 - 00:00

Arde tribunal que juzga crímenes de 2001

Fernando de la Rúa
Fernando de la Rúa
El juicio que definirá la causa por las muertes de diciembre de 2001, en los últimos días de la administración de Fernando de la Rúa, pende de un hilo desde que el juez Javier Anzoátegui pidió excusarse por "diferencias irreconciliables" con su par Rodrigo Giménez Uriburu.

Un nuevo escándalo para la agitada rutina de los tribunales orales, que hace una semana mantuvieron una dura audiencia con el titular de la Casación Penal federal Mariano Borinsky luego de que éste detectara que las salas de audiencias no se utilizan en las primeras horas de la mañana y luego pidiera mayor rendimiento.

Anzoátegui
es un juez que proviene de los tribunales ordinarios y que fue convocado por José Martínez Sobrino, presidente del Tribunal Oral Federal Número 6. Éste, acompañado por Rodríguez Uriburu, rechazó el planteo de su colega.

Todo comenzó luego de que los jueces resolvieron todas las nulidades de las defensas,entre ellas el rechazo de apartar al abogado del exjefe de la Policía Federal Rubén Santos. Realizado ese trámite, Anzoátegui pidió excusarse de seguir en el juicio por "diferencias éticas irreconciliables" con Giménez Uriburu que le provocaban "violencia moral".

Sus colegas rechazaron el planteo por considerar que la excusación no estaba fundada, pero las defensas pidieron conocer detalles porque explicaron que la cuestión ética de un juez impacta en un juicio. Las querellas, en tanto, decidieron no continuar el pedido. Es lógico: estos abogados desean que, de una vez por todas, el juicio se realice. El caso de Anzoátegui es inquietante porque el viernes por la tarde llamó a varios conocidos para informarles su deseo de dar a conocer sus opiniones sobre Rodríguez Uriburu en distintos ámbitos. Hasta llegó a mencionar el Consejo de la Magistratura.

Por lo pronto, las defensas de los 17 acusados recusaron a Giménez Uriburu para que no siga en el juicio. Luego de otro cuarto intermedio, Martínez Sobrino anunció que Anzoátegui se excusaba de resolver la recusación de Giménez Uriburu, por lo que le pidió a la Cámara de Casación Penal que sortee dos jueces para definir el planteo.

En el juicio se están juzgando los crímenes de Diego Lamagna, Marcelo Riva, Carlos Almirón, Alberto Márquez y Gustavo Benedetto y las heridas que recibieron otras 117 personas mientras protestaban en la Avenida de Mayo y en la 9 de Julio.

Además de Santos y Mathov están acusados el exsuperintendente de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal Raúl Andreotti, el exdirector general de Operaciones Norberto Gaudiero y los policías Sebastián Saporiti, Horacio Berardi, Mario Seia, entre otros. Las defensas pretenden denunciar penalmente por prevaricato a Giménez Uriburu. Por estos días se trata de un juez estrella, ya que está al frente del juicio oral por la tragedia ferroviaria de la estación Once.

Dejá tu comentario