10 de febrero 2016 - 00:21

Argentina desmiente oferta especial a Dart (ahora, aliado)

ERA UNA ACUSACIÓN DE AURELIUS. POLLACK RESPALDÓ OFERTA DEL GOBIERNO. JUEZ GRIESA DEFINE SI APLICA EL "STAY"

Daniel Pollack y Luis Caputo
Daniel Pollack y Luis Caputo
"La oferta es la misma para todos: 100% de capital más un interés del 3% o una quita del 25% sobre el total. Ambas fueron aceptadas por algún fondo. No hay absolutamente nada a favor de uno en particular". Una alta fuente del Gobierno desmintió así ante este diario la acusación que Aurelius había hecho el lunes contra la propuesta argentina. El fondo buitre de Mark Brodsky, discípulo de Paul Singer, había dicho que los negociadores locales le habían acercado al fondo NM de Kenneth Dart una oferta más favorable. "La Argentina compró el apoyo de Dart al aceptar pagar su reclamo en su totalidad. Aurelius aceptaría gratamente tal generosidad, aunque siempre hemos estado dispuestos a aceptar una quita", dijo en un comunicado Aurelius, deslizando que la oferta de reconocimiento de capital estuvo fuera de las negociaciones.

Ayer, el equipo argentino que negocia en Nueva York habló particularmente con el "special master" Daniel Pollack sobre la cuestión, y el mediador dejó claro que no había confusiones y que la propuesta a Dart y al resto de los bonistas estaba blanqueada y presentada según los estándares legales. Por eso mismo se encuentra ahora en poder del juez Thomas Griesa para que éste evalúe su legalidad y la apertura del listado oficial para que los bonistas se anoten. Y, además, para que el magistrado dicte el "lifting of the injuction" para que, tal como adelantó el lunes este diario, se aplique un "stay" que le permite al país volver a los mercados internacionales, al menos mientras duren las negociaciones.

Mientras tanto, Dart parece haberse convertido ahora en aliado directo de la salida del país del "juicio del siglo". En su currículo no se habla sólo de ser heredero de una empresa cuasi monopólica a nivel mundial de fabricación de vasos de telgopor, sino también de haber estafado al Gobierno norteamericano y haber tenido que exiliarse impositivamente en las Islas Caimán. Entre sus antecedentes también se menciona un intento de estafa, sin éxito, a la mafia rusa y que le quemaron intencionalmente su vivienda en Sarasota -Estados Unidos-, y no pudo identificar a los autores del atentado por la cantidad de enemigos que ha cosechado. Hoy es casi el único en el mundo que se reivindica como militante de la cultura financiera buitre.

Fue el primer buitre en accionar contra la Argentina. Y el más bravo de todos, al menos al principio. Después dio un paso al costado. Luego se convirtió en el "carancho" de los buitres. Reapareció enlistándose en los "me too" y se descubrió que tenía más de u$s 800 millones en deudas de la argentina. Planteó el año pasado una posición irreductible, aún más complicada que Paul Singer, el dueño de Elliott. Sin embargo, fue el primero en aceptar la propuesta que Luis Caputo llevó al despacho de Daniel Pollack, lo que curiosamente lo convierte ahora en el principal aliado estratégico del Gobierno de Mauricio Macri en el intento de terminar con el "juicio del siglo".

Todo parece haber cambiado el viernes pasado. Quizá lo haya motivado el cansancio de tanto trajinar contra la Argentina. También puede que haya hecho cuentas y advertido que la ganancia que obtendrá aceptando la oferta del país superará el 900%. También puede haber obrado en venganza contra su enemigo Paul Singer por los ninguneos a los que éste lo sometió. Lo cierto es que se trata del fondo buitre más importante de los que le dieron el sí a la propuesta que llevó Caputo al despacho de Daniel Pollack. Y tal vez sea el primero que ayudó a torcer la historia del "juicio del siglo" a favor del país. Sería curioso que, al final, haya que agradecer a Dart por sus gestiones de febrero de 2016.

Dejá tu comentario