20 de abril 2012 - 00:00

Argentinos al rescate en las Georgias

El crucero de turismo de aventura MV Ushuaia, de la empresa Antarply, zarpó el viernes pasado desde el puerto de Mar del Plata con destino a las islas Georgias del Sur para socorrer al pasaje y tripulación del Plancius, un buque holandés de similares características que sufrió graves desperfectos mecánicos en su planta motriz y quedó a la deriva.

La Cancillería autorizó a los armadores argentinos del Ushuaia -enarbola bandera de conveniencia de Panamá- la operación de rescate del Plancius, que tiene lugar en aguas de un archipiélago que forma parte del reclamo soberano del país. Se requería aprobación oficial con arreglo al Decreto Nº 256/2010 que firmó Cristina de Kirchner por el que «todo buque que se proponga transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur deberá solicitar una autorización previa».

Conocida

La compañía Antarply no es una desconocida del Gobierno, se presentó como oferente cuando el Ministerio de Defensa recurrió al alquiler de navíos que pudieran reemplazar al siniestrado rompehielos Irízar en el sostén logístico de las bases antárticas. La capacidad del país de atender llamados de rescate («search and rescue» en la denominación internacional) quedó limitada tras el incendio que destruyó al Irízar.

El recorrido del buque averiado comenzó el 29 de mar-zo en el puerto fueguino de Ushuaia, navegó durante un mes por los archipiélagos subantárticos, visitó bases, entre ellas Esperanza, y tenía previsto finalizar la travesía en la isla Ascensión el 5 de mayo.

La nave de auxilio está próxima a la bahía Cumberland y se prepara para el trasbordo de pasajeros en cercanías del puerto de Grytviken, lugar que 30 años atrás fue escenario del ataque británico al submarino ARA Santa Fe que costó la vida al suboficial Félix Artuso, el único caído enterrado en el cementerio local.

Emergencia

El navío de la empresa argentina Antarply, fundada por los capitanes de ultramar Gustavo Martínez y Marcelo Riva, se encontraba amarrado en la escollera norte del puerto marplatense, en reparaciones de mantenimiento. Tuvo que ser alistado de emergencia para partir en apoyo del Plancius, que desde el 9 de abril pasado estaba sin propulsión en aguas subantárticas de las Georgias. Tras cuatro días de gestiones luego del pedido de socorro, el operador turístico holandés del Plancius -Oceanwide Expeditions- dio con el único transporte privado disponible en la zona, adecuado para navegar en aguas heladas. Ironías del destino, el elegido Ushuaia también cuenta en su historial con un incidente, ocurrido en diciembre de 2008: chocó con el fondo rocoso al oeste de la Península Antártica y fue socorrido entonces por la Armada de Chile.

El seguro del buque accidentado cubrirá los gastos de contratación del Ushuaia y de un remolcador que se encargará de trasladar al Plancius hasta un puerto donde pueda ser reparado. Se estima que el Ushuaia arribará el 24 de abril a Montevideo, donde los 73 pasajeros y 42 miembros de la tripulación socorridos harán escala para regresar a sus destinos de origen.

Dejá tu comentario